Analgésicos: cómo seleccionar el medicamento según el dolor

Aunque las etiquetas y las afirmaciones publicitarias sean distintas, todos los analgésicos de venta sin receta contienen uno de cinco compuestos químicos: Aspirina (ácido acetilsalicílico), paracetamol (acetaminofeno), ibuprofeno, naproxeno sódico y, más recientemente, ketoprofeno. Las diferencias entre los productos en relación con la mejoría del dolor son más sutiles que significativas.

El término analgésico se deriva del griego an, “sin”, y algos, “dolor”. Los analgésicos de venta sin receta mejoran el dolor leve o moderado que acompaña al catarro; el dolor de cabeza, dientes, músculos y espalda; o el dolor artrítico y el cólico menstrual. También ayudan a disminuir la fiebre. Estos analgésicos se dividen en dos categorías principales: los que también reducen la inflamación y los que no tienen este efecto.

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE): Este grupo abarca la Aspirina, ibuprofeno, naproxeno sódico y ketoprofeno, que reducen la inflamación. Son de utilidad máxima cuando un padecimiento doloroso también se acompaña de inflamación (como algunas formas de artritis y la tendinitis). Entre los efectos colaterales más frecuentes se cuentan el malestar estomacal, úlceras y hemorragia.
  • El paracetamol (acetaminofeno) no mejora la inflamación. Debido a que casi no tiene efectos colaterales con las dosis recomendadas, podría ser una buena opción para el uso a largo plazo cuando usar los AINE representa un riesgo.

Todas las dosis de analgésicos de venta sin receta de potencia normal brindan alivio de los dolores habituales, como el dolor de cabeza o el muscular. Se logran mejores resultados contra el cólico menstrual con el ibuprofeno, naproxeno sódico y ketoprofeno.

Cómo diferenciar la ayuda de la publicidad exagerada

Los analgésicos de venta sin receta vienen en formas muy diversas. Es habitual que sean suficientes los preparados genéricos, de menor costo. En caso de duda, hay que consultar al farmacéutico o médico. La siguiente es una guía de los diferentes tipos de presentaciones de los medicamentos:

  • Amortiguados: Los analgésicos amortiguados contienen un antiácido para reducir su acidez. Existe polémica en cuanto a si estos productos en realidad protegen al estómago.
  • De recubrimiento entérico: Un recubrimiento especial permite que el medicamento cruce el estómago sin sufrir cambios y se disuelva en el intestino delgado. Esto ayuda a disminuir la irritación estomacal. Debe considerarse un producto de recubrimiento entero en caso de empleo diario debido al dolor crónico. El recubrimiento hace más lenta la absorción, por lo que no se recomendaría para la mejoría rápida del dolor (por ejemplo, el de cabeza).
  • Liberación cronometrada: También llamados productos de liberación prolongada o sostenida, tienden a disolverse lentamente. Prolongan la mejoría al mantener concentraciones constantes del analgésico en la sangre. Deben emplearse en caso de requerir mejoría duradera, y no acción inmediata.
  • Potencia adicional: Una sola dosis de estos preparados contiene mayor cantidad de analgésico que los productos de potencia normal por lo general, 500 miligramos de Aspirina o paracetamol, en vez de 325 miligramos. Son más recomendables cuando se requieren varias dosis de productos de potencia normal para mejorar los síntomas; pero deben administrarse a intervalos más prolongados.
  • Fórmulas de combinación: Algunos productos contienen cafeína o un antihistamínico para reforzar el efecto. Los estudios muestran que la adición de cafeína a la Aspirina o paracetamol aumenta su efecto contra el dolor.
  • Tabletas, cápsulas, cápsulas de gel, goma o líquido: En caso de experimentar dificultades para deglutir una tableta o cápsula redonda u oval, una cápsula de gel pequeña podría resultar más adecuada. Otras opciones son tomar Aspirina como un analgésico con antiácido efervescente (AlkaSeltzer).

Autocuidados

  • Conocer los riesgos personales. En general, no deben tomarse AINE si se consume otro medicamento para adelgazar la sangre o si se padece una enfermedad renal, úlceras, trastornos hemorrágicos o alergia a la Aspirina.
  • Evitar interacciones medicamentosas. Si se usan otros medicamentos de prescripción o de venta sin receta, debe preguntarse al médico o farmacéutico cuál analgésico es más conveniente.
  • No exceder la dosis recomendada, a menos que el médico lo recomiende.
  • Evitar el alcohol. Mezclar el alcohol con la Aspirina, ibuprofeno o naproxeno sódico aumenta las probabilidades de presentar malestar estomacal y hemorragia. Si se combina con dosis de paracetamol mayores que las recomendadas, el alcohol incrementa las probabilidades de padecer daño hepático grave.
  • Tomar los AINE con leche y alimentos como ayuda para disminuir las molestias estomacales.
  • No tomar analgésicos más tiempo que el necesario. Conviene reevaluar periódicamente la necesidad de analgésicos.
  • Leer siempre las instrucciones de la etiqueta de los productos y apegarse a ellas.



Califica este Artículo:
3.19 / 5 (16 votos)






2 Comentarios en Analgésicos: cómo seleccionar el medicamento según el dolor

  1. Marisa Dice:

    Hola Cuál es la diferencia de quitar el dolor más efectividad con iboprofeno v/s ketoprofeno ,mi malestar es de lumbago siatico o quizás discopatia .gracias

  2. mariana montalar Dice:

    Hola… la semana pasada me cai en el suelo… tengo grandes dolores en mi hombro derecho y en la parte axial izquuierda al lado del pecho… tengo ante mi: Ibuprofeno de 200 mg. y tambien Ibuprofeno 400 mg….
    He tomado cada 12 horas, pero en la noche tengo muchos dolores…
    Cual es el indicado tomar?
    muchas gracias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *