Ataque cardiaco: una respuesta rápida puede salvar una vida

Ataque cardiaco, una respuesta rápida puede salvar una vida

El dolor del ataque cardiaco varía de una persona a otra; pero es característico que exista una sensación de opresión profunda en el pecho, acompañada de sudoración abundante. El dolor puede irradiarse hacia el hombro y brazo izquierdos, espalda e incluso la mandíbula. El ataque cardiaco por lo general produce dolor torácico durante más de 15 minutos. Sin embargo, también puede ser “silencioso”, es decir, cursar sin manifestaciones. Casi la mitad de las víctimas de ataque cardiaco padece síntomas de advertencia durante horas, días o semanas antes de que suceda.

La American Heart Association enumera los signos siguientes de advertencia de un ataque cardiaco. Es importante señalar que no siempre se presentan todos y que estos síntomas pueden aparecer y desaparecer.

  • Sensación de opresión o compresión desagradable en el centro del pecho, que dura unos cuantos minutos.
  • Dolor irradiado hacia los hombros, cuello o brazos.
  • Desmayo, mareo, sudoración, náusea o falta de aire.

A mayor número de síntomas, es más probable que se padezca un ataque cardiaco. Sin importar que se sospeche que es un ataque cardiaco o una simple indigestión, es preciso actuar de inmediato:

  • En primer término, hay que llamar al número telefónico de emergencias en su localidad.
  • El afectado debe buscar un asiento y sentarse tranquilo o recostarse en caso de sentir mareo. Hay que respirar lenta y profundamente.
  • Se recomienda masticar una tableta de Aspirina, salvo el caso de ser alérgico a ella. La Aspirina “adelgaza” la sangre y puede disminuir significativamente las probabilidades de muerte.

Hay que seguir estos pasos tanto en la propia persona como en otros individuos que padezcan los mismos signos. Si el afectado se desmaya o pierde la conciencia, hay que iniciar la RCP. Una vez que la víctima del ataque cardiaco llega a un centro médico, es probable que le administren medicamentos para disolver los coágulos o que sea sometida a un procedimiento llamado angioplastia, que consiste en ensanchar las arterias bloqueadas para permitir que la sangre fluya más libremente al corazón. El beneficio para el paciente disminuye considerablemente si el uso de estos medicamentos o la angioplastia se realizan más de 2 horas después de que suceda el ataque.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Descargar Gratis