Cómo evitar el estrés en el lugar de trabajo

Sin duda alguna, en el trabajo habrá visto personas que parecen agotadas o estresadas y quizás incluso usted mismo se ha sentido así. Estas sensaciones suelen ser temporales y desaparecen después de unas vacaciones bien planeadas o tras de invertir algún tiempo para poner en orden los pensamientos. Sin embargo, cuando el estrés o el agotamiento son diarios, el individuo enfrenta una situación que podría llegar a afectar la salud y la productividad. Los síntomas más comunes del estrés son una marcada frustración e indiferencia hacia el trabajo, irritabilidad persistente, ira, sarcasmo o tendencia a discutir.

Autocuidados

  • Cuidar de sí mismo. Conviene ingerir comidas balanceadas con regularidad, dormir lo suficiente y realizar ejercicio.
  • Formar amistades en el trabajo y fuera de la oficina. Compartir los sentimientos con las personas en que se confía. Asimismo, evitar las relaciones con amigos “negativos”, que refuerzan los sentimientos negativos.
  • Tomar un descanso. Disfrutar de unas vacaciones o gozar de un fin de semana largo. Incluir en cada semana un tiempo privado en el cual no se responda a llamadas o mensajes del radiolocalizador. Durante la jornada laboral, intercalar descansos breves.
  • Administrar el tiempo. Establecer objetivos y fechas límite de manera realista y planear los proyectos en concordancia. Realizar primero las tareas prioritarias. Programar las tareas difíciles para la hora del día de mayor productividad. Emprender las tareas sencillas o que no requieren pensar al momento de sentir poca energía o motivación.
  • Establecer límites. Cuando sea necesario, aprender a decir “no” de manera cortés pero firme.
  • Seleccionar inteligentemente sus convicciones. No conviene apresurarse a discutir cada vez que alguien muestre desacuerdo. Hay que mantenerse ecuánime y dejar las discusiones para lo que sea importante. (Sería todavía mejor evitar las discusiones.)
  • Emplear las habilidades para obtener tranquilidad. No se debe actuar al primer impulso. Hay que dar tiempo para recuperar la tranquilidad.
  • Si es pertinente, busque trabajo en otro sitio. Sin embargo, uno primero debe preguntarse si se ofreció al actual trabajo una oportunidad razonable.
  • Buscar ayuda. Si ninguno de los pasos anteriores mejora la sensación de estrés o el agotamiento, conviene solicitar consejo a un orientador de empleos u otro profesional de la consulta.

Cómo afrontar conflictos con compañeros de trabajo

Aunque los conflictos suelen apreciarse como situaciones negativas, también significan oportunidades para el desarrollo y crecimiento. Tal vez la mejor manera de enfrentar las diferencias consiste en abordarlas directamente. Se recomienda hablar con la persona en conflicto. La forma de conducir la conversación es decisiva. Los siguientes son algunos consejos útiles:

  • Tratar el asunto de manera privada y, de ser posible, en un sitio neutral, en el momento acordado por ambas partes. Hay que ser preciso al establecer la hora. Debe abordarse a la otra persona de manera no amenazante. “Me gustaría hablar contigo. Tengo la sensación de que….” Otra posible forma de empezar es: “Me gustaría que conversáramos cuando tengas tiempo de hablar.”
  • No culpar a la otra persona. Deben resaltarse las afirmaciones en primera persona (“Yo…”). Ello hará que la otra persona esté menos a la defensiva o enojada.
  • Escuchar atentamente a la otra persona. Entender el punto de vista de la otra persona ayuda a sentirse menos estresado o enojado.
  • Centrar la atención en formas de resolver el problema.
  • Buscar ayuda. Se recomienda consultar a un orientador de empleados, que puede ayudar a elaborar reglas para este tipo de discusiones y promover la comunicación respetuosa.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Descargar Gratis