Cómo mantener el estrés bajo control

Muchos son los factores que pueden causar estrés y ello es así porque con frecuencia se relacionan con cambios existenciales. Estas modificaciones pueden ser situaciones placenteras, como unas vacaciones o una promoción en el trabajo, o desagradables, como la muerte de un ser amado o la pérdida del trabajo.

Cuando respondemos al estrés con ansiedad, tensión o preocupación, esa respuesta no es solamente “mental”. Si nos sentimos amenazados de alguna manera, se liberan sustancias químicas “mensajeras” que producen cambios físicos, como el pulso acelerado, respiración rápida y resequedad de boca. Estos cambios preparan al organismo para la llamada “reacción de lucha o huida.” Si se experimentan reacciones al estrés durante largos periodos, esto puede contribuir a que se padezcan enfermedades físicas o emocionales.

Signos y síntomas del estrés

Físicos

  • Dolor de cabeza.
  • Rechinar los dientes.
  • Resequedad y tensión de la garganta.
  • Mandíbula apretada.
  • Dolor del pecho.
  • Falta de aire.
  • Palpitaciones.
  • Presión sanguínea elevada.
  • Dolores musculares.
  • Indigestión.
  • Estreñimiento / diarrea.
  • Sudoración incrementada.
  • Manos frías y sudorosas.
  • Fatiga.
  • Insomnio.
  • Enfermedades frecuentes.

Psicológicos

  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Sensación de riesgo o proble.
  • mas inminentes.
  • Depresión.
  • Pereza mental.
  • Pensamientos volátiles.
  • Sensación de impotencia.
  • Sensación de desesperanza.
  • Sensación de menor valía.
  • Sensación de carencia directiva.
  • Sensación de inseguridad.
  • Tristeza.
  • Actitud defensiva.
  • Ira.
  • Hipersensibilidad.
  • Apatía.

Comportamiento

  • Sobrealimentación/inapetencia Impaciencia.
  • Tendencia a discutir.
  • Tendencia a la postergación Mayor consumo del alcohol o las drogas.
  • Aumento del tabaquismo Retraimiento o aislamiento.
  • Evitar responsabilidades o hacer caso omiso de ellas.
  • Rendimiento deficiente en el trabajo Agotamiento.
  • Higiene personal deficiente Cambios de prácticas religiosas.
  • Cambios en las relaciones familiares o íntimas.

Autocuidados

  • Aprender a relajarse. Técnicas como la imaginación guiada, meditación, relajación muscular y respiración relajada pueden ayudar a la relajación (véase la página 211). El objetivo es disminuir la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea y la tensión muscular.
  • Comentar las preocupaciones con un amigo de confianza. Hablar ayuda a mejorar la tensión y poner la situación en una perspectiva adecuada, además de que puede conducir a establecer un plan de acción saludable.
  • Planear el trabajo paso a paso. Conviene determinar la realización de tareas pequeñas.
  • Afrontar la ira. La ira requiere ser expresada, pero con cuidado. Se sugiere “contar hasta 10”, mantener la compostura y responder a la ira de manera más eficaz.
  • Alejarse. Un cambio de actitud puede ayudar a encontrar una nueva perspectiva.
  • Ser realista. Es recomendable establecer objetivos apegados a la realidad, definir jerarquías y concentrarse en lo importante. Fincar objetivos demasiado elevados es una invitación al fracaso. Debe decidir las prioridades y concentrarse en lo más importarte.
  • Evitar la automedicación. En ocasiones, se busca una sensación de alivio en los medicamentos o el alcohol. Recurrir a ello sólo oculta el problema.
  • Dormir lo suficiente, ejercitarse y comer alimentos nutritivos. Un cuerpo sano propicia la salud mental adecuada. El sueño ayuda a enfrentar los problemas en un estado de reposo. El ejercicio ayuda a disipar la energía excesiva que puede producir el estrés.
  • Buscar ayuda. Conviene ponerse en contacto con el médico o profesional de la salud mental si el estrés es creciente o las respuestas a él son inadecuadas.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Un comentario en Cómo mantener el estrés bajo control

  1. pame Dice:

    De un tiempo a la fecha me he sentido de mal humor y me he distanciado de la gente y familia quisiera permanecer sola todo el tiempo y cuando estoy rodeada por personas comienza con un dolor de cabeza cuello después ansiedad y quisiera permanecer sola Todo el tiempo dormir también siento angustia y me invade una tristeza inmediatamente igual he subido mucho de peso 20kilos en mi
    un año y medio esto no me tiene muy contenta aunque coma poco subo igual de peso aparte siento poco apoyo de parte de mi pareja el cual tiene un humor muy difícil de seguir y como vivimos con su familia me causa q mi ánimo sea más bajo todavía llegando a tratar de suicidarme .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *