Fuertes migrañas que no responden al tratamiento

El año pasado, a finales de octubre, estuve con fuertes migrañas que persistían por más de 5 horas; también una sensación de descompensación, mareos, hormigueo en los dedos de las manos, distracción y en muchas ocasiones olvidaba lo que estaba haciendo o estaba por realizar, así como desorientada.
El 3 de noviembre fui dónde un neurólogo, quién me recetó Neurotopel (mañana, tarde y noche), Bioprofenid (tarde), y en caso de dolor extremo Apranax, Valdure intramuscular o Etobay intramuscular.

Más o menos, para la tercera semana de diciembre los síntomas anteriores fueron desapareciendo, no del todo, pues de vez en cuando tenía dolor de cabeza, pero no tan intenso, o sea, nada que una pastilla no detuviera.

Sin embargo, este año, desde enero, volvieron los dolores de cabeza continuos, así como dolor en la cervical, dolor y presión en la base del cráneo, hombros y entre los omoplatos; al dolor en las áreas mencionadas lo acompaña una serie de contracturas que a la vez estas se sienten en brazos, empeine y plantas del pies.

Otro de los síntomas, son fatiga y falta de fuerzas, especialmente en brazos al realizar tareas simples y diarias como pasar el cepillo po mi cabello, por ejemplo, al hacer algo tan sencillo como eso, debo de hacer una pausa para recuperarme y nuevamente retomar, inclusive rascarle la espalda a alguien o frotar al perro al bañarlo.

En muchas ocasiones sufro de mareos. Durante todo este período he sufrido de mucha ansiedad he insomnio…

El simple echo de usar un brassier me hace sentir como si se estuviera ejerciendo una presión excesiva he insoportable sobre mis hombros y siento como rápidamente se va comprimiendo mi cuello y hombros…

Al despertarme, todas las mañanas, presento dolor de cabeza, inclusive al estar dormida muchas veces lo siento, también mis pies se sienten muy cansados y duelen.

Estar en una misma posición me hace sentir muy incomoda y estar frente a una computadora es casi imposible sin sentir la presión mencionada antes.

Hacer ejercicios, o seguir mi rutina por varios días se ha vuelto prácticamente imposible, porque un día puedo amanecer muy bien y voy al gimnasio pero de pronto en el transcurso del día o al siguiente día, de repente aparece esa pesadez, sensación de que mi cuerpo está comprimido, y no me permite hacer nada…

Talves suene extraño, pero muchas veces siento que mi cabeza me pesa y la única posición que me hace sentir bien, mayor parte del tiempo es acostarme sobre el colchón boca arriba sin almohadas, pues si las uso aparece la tensión.

Todos estos síntomas mencionados anteriormente, los he estado sintiendo desde enero de este año 2015.

Lo he intentado todo, con tal de sentirme bien, masajes, compresas frías y calientes, inyecciones y pastillas (dolo neurobion, celebra, aleve 220, sindolan, migretil, enanthyum, ponstan, neoflax, apociclobenzapril), sin embargo nada ha resultado y me imposibilita tener un ritmo vida normal, pues nunca sé en qué momento todo esto me va a sorprender…

Otros Antecedentes:

  • Madre con derrame cerebral, fibromas útero, tumoracion benigna útero, hipertensión. Padre cáncer tiroides, diabetes, crecimiento del corazón, depresión he hipertensión.

Sexo:

  • Femenino.

Edad:

  • 29 años.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *