Los riesgos generales de una cirugía plástica

Todo lo que hacemos en la vida se asocia a un cierto riesgo: permanecer en nuestra casa o salir de ella, conducir un automóvil, cruzar la calle, comer un hot dog, ir a un asado, cortar el pasto, viajar en metro o en bus, etc.

La cirugía plástica también implica un riesgo, ya que, como en cualquier operación, la experiencia quirúrgica y de recuperación dependerán, en gran medida, de cada organismo, porque somos seres únicos e irrepetibles que funcionamos en forma particular.

Hay otros riesgos que son propios de la cirugía plástica, y que tienen que ver con los resultados que ella pueda obtener. Estos resultados varían según la magnitud de la intervención, la gravedad de la lesión o defecto a corregir y, en gran medida, de las características propias de cada paciente.

Complicaciones Inesperadas

El riesgo estadístico de tener una complicación inesperada dentro de una operación de cirugía plástica es muy bajo, del orden de 1 cada 500 a 1.000 operaciones, en comparación con una operación de apéndice que es de 1 en 10, o una operación de hernia que es de 1 en 50. La complicación más frecuente en cualquier operación es una infección de la herida, riesgo que disminuye si se han seguido los cuidados necesarios durante el período de recuperación.




Califica este Artículo:
2 / 5 (1 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *