Problemas comunes durante el embarazo

Problemas comunes durante el embarazo

Algunos problemas comunes y a la vez molestos durante el embarazo son la náusea matutina, acidez, dolor de espalda y otros. Aunque generan incomodidad, es habitual que no pongan en riesgo la propia salud o la del hijo en desarrollo. Si son graves o tienden persistir no obstante las medidas de autocuidados, conviene consultar al médico.

Náusea matutina

Casi la mitad de las mujeres experimenta náusea matutina durante las primeras 12 semanas del embarazo. Aunque no siempre se presenta durante la mañana, este término se usa para describir la náusea o el vómito. Es común que sean inofensivos. En caso de tener problemas con la náusea matutina, es conveniente lo siguiente:

  • Comer algunas galletas antes de levantarse por la mañana.
  • Fraccionar los alimentos en varias raciones de poco volumen cada una distribuida durante el día, de modo que el estómago no esté vacío.
  • No oler ni comer alimentos que provoquen náuseas y evitar los alimentos condimentados y grasosos en caso de padecerlas.
  • Beber líquidos en abundancia, sobre todo si existe vómito. Se recomienda probar el hielo triturado, jugo de frutas o paletas heladas en caso de que el agua produzca molestias estomacales.
  • Probar la acupresión o las bandas antivertiginosas para combatir la náusea.

Anemia

Algunas embarazadas padecen anemia (concentraciones deficientes de hemoglobina en la sangre) a causa de deficiencia de hierro o de aporte inadecuado de ácido fólico. Los síntomas de la anemia incluyen fatiga, falta de aire, desmayos, palpitaciones y piel pálida. Este problema puede ser de riesgo para madre e hijo. El diagnóstico es fácil mediante una prueba sanguínea. En caso de resultar anémica conviene:

  • Llevar una dieta rica en hierro (como los hígados, huevos, frutas secas, granos integrales y carne de res).
  • Comer muchas verduras de hoja verde, hígado, lentejas, guisantes de ojo negro, habas y otros frijoles secos cocidos, naranjas y toronjas.
  • Apegarse a las recomendaciones del médico tratante.

Edema (hinchazón)

Durante el embarazo, los tejidos corporales acumulan más líquidos y la hinchazón es frecuente. El clima caluroso tiende a agravar este problema. Si se tienen dificultades con el edema, se recomienda:

  • Usar compresas de agua fría para mejorar la hinchazón.
  • Llevar una dieta baja en contenido de sal.
  • Acostarse y elevar las piernas durante una hora por la tarde, para mejorar la hinchazón en las piernas.
  • El edema de la cara, sobre todo alrededor de los ojos, puede ser signo de un problema grave, llamado preeclampsia. Debe consultarse de inmediato al médico tratante.

Venas varicosas

Casi 20 por ciento de las embarazadas presenta venas varicosas. El embarazo aumenta el volumen de sangre en el cuerpo al mismo tiempo que entorpece el flujo sanguíneo de las piernas hacia la pelvis. Este cambio determina que las venas de las piernas se hinchen y en ocasiones se acompaña de dolor. Si se padecen problemas debidos a las venas varicosas, se recomienda:

  • No estar de pie en la medida posible y elevar los pies con la mayor frecuencia posible.
  • Usar ropa laxa en las piernas y cintura.
  • Usar medias de compresión elástica desde el momento de levantarse hasta acostarse.

Estreñimiento

El estreñimiento suele agravarse durante el embarazo. La actividad intestinal suele volverse lenta por la presión que ejerce el bebé en crecimiento sobre los intestinos. Conviene lo siguiente:

  • Beber líquidos en abundancia, al menos 2 a 3 litros diarios.
  • Realizar ejercicios con moderación todos los días.
  • Ingerir varias raciones de frutas, verduras y gramíneas.
  • Probar el consumo de un producto que aumente el volumen de la materia fecal y contenga Psyllium (disponible sin prescripción). No emplear laxantes sin autorización médica.

Acidez

La acidez es una sensación de ardor en el centro del pecho, frecuentemente con mal sabor de boca. Se debe al reflujo, o sea el ácido del estómago que fluye hacia el esófago. En la fase avanzada del embarazo, el útero en crecimiento empuja el estómago fuera de su posición normal, lo cual disminuye la velocidad de vaciamiento del estómago. Se aconseja:

  • Ingerir comidas de menor volumen, con mayor frecuencia, haciéndolo con lentitud.
  • Evitar los alimentos grasosos.
  • No beber café. El café normal y el descafeinado suelen agravar la acidez.
  • No comer 2 o 3 horas antes de acostarse y levantar la cabecera de la cama 10 a 15 centímetros. El reflujo se agrava cuando el colchón está totalmente horizontal.
  • Si estas medidas son inútiles, hay que consultar al médico, quien podría recomendar el uso de un antiácido.

Dolor de espalda

El dolor de espalda es habitual durante el embarazo y puede empeorar si se flexiona el tronco, se levantan objetos, se camina mucho o existe fatiga. Suele ubicarse en la parte inferior de la espalda o puede irradiarse hacia las piernas. También es posible que el dolor abdominal sea a causa de que se estiren los ligamentos. Durante el embarazo, los ligamentos se tornan más elásticos y, de tal suerte, las articulaciones son más propensas a sufrir distensiones y lesiones. Asimismo, el centro del equilibrio cambia con el embarazo, lo cual hace que la espalda se vea sometida a un mayor esfuerzo. Se aconseja:

  • No aumentar más peso corporal que el recomendado por su médico.
  • Eliminar todo tipo de esfuerzo en la medida posible. Conviene probar el uso de una faja de maternidad.
  • El médico quizá recomiende ejercicios para aliviar el dolor.

Hemorroides

Las hemorroides son venas dilatadas en el orificio anal. Se distienden a causa del aumento de presión. Es frecuente que este problema se agrave durante el embarazo y suele acompañarse de estreñimiento.

  • Evitar el estreñimiento.
  • No pujar al defecar.
  • Darse baños frecuentes con agua moderadamente caliente.
  • Aplicar, en el área afectada, un trozo de algodón empapado en crema de hamamelis fría.

Problemas con el sueño

Es posible que el sueño se perturbe en la etapa avanzada del embarazo debido a la necesidad frecuente de orinar, los movimientos del bebé o por simple intranquilidad mental.

  • Evitar la cafeína.
  • No comer mucho poco antes de acostarse; darse un baño caliente antes de dormir.
  • Realizar más ejercicios durante el día.
  • En caso de no conciliar el sueño, conviene levantarse y realizar alguna actividad.
  • No emplear medicamento alguno a menos que sea por recomendación médica.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Descargar Gratis