Retención urinaria relacionada a problemas a la próstata

Retención aguda de orina

En ocasiones, el hombre con la próstata dilatada siente una incapacidad repentina para orinar. La vejiga se llena y el dolor es intenso. Este fenómeno se denomina retención aguda. La retención es una complicación frecuente de las intervenciones quirúrgicas, e incluso el simple hecho de permanecer en cama a causa de una infección bronquial puede ser suficiente. El estreñimiento también causa retención.

Algunos hombres padecen retención si la vejiga se llena demasiado, por ejemplo, durante un viaje largo. Antes de que existieran las autopistas, los hospitales que se hallan junto a las carreteras más transitadas durante el período vacacional acostumbraban recibir un gran número de pacientes masculinos que padecían retención. Pese a las autopistas, sigue habiendo atascos y zonas en obras. Con todo, la incorporación de los servicios en los autocares de largo recorrido ha supuesto un gran cambio.

Retención urinaria relacionada a problemas a la próstata Urología

Cuando la próstata aumenta de tamaño estrangula la uretra, el conducto a través del cual debe pasar la orina. Esto causa dificultades para expulsar la orina y vaciar la vejiga por completo

El frío es otro problema. Los hombres que asisten a una boda celebrada en una zona de clima frío sufren a veces retención cuando, quizá tras un par de copas, llega la inevitable espera en el gélido exterior de la iglesia mientras el fotógrafo realiza su trabajo. Las bebidas abundantes, y en especial las alcohólicas, pueden llenar la vejiga con rapidez. Los diuréticos, recetados para eliminar el exceso de líquido del paciente con problemas cardíacos o bronquiales, también son causa de retención de orina.

Sin embargo, la retención suele presentarse sin razón aparente en hombres que nunca habían padecido molestias prostáticas importantes, quizá porque tenían unos síntomas más débiles. En realidad, todavía se desconoce el motivo de esta afección.

Cabe la posibilidad de que la retención final sea el resultado de una pequeña infección o algún otro síntoma que provoque una hinchazón de la próstata.

Retención crónica de orina

La retención indolora (retención crónica) de orina se produce durante meses o años mientras la vejiga se va inflamando poco a poco hasta multiplicar su tamaño por cuatro o por cinco. Los afectados no suelen darse cuenta de que esto está ocurriendo pero, a veces, gotea orina de la vejiga y moja la ropa. En contadas ocasiones, la presión de la vejiga puede aumentar y afectar a los riñones. Es muy poco frecuente; aunque los hombres con problemas prostáticos tienen ciertas posibilidades de sufrir insuficiencia renal, si se aplica el tratamiento adecuado en una primera fase se solucionará el problema por completo. Por ello, es importante que se realicen las pruebas para descartar esta posibilidad.

Otras complicaciones relacionadas

Si la vejiga no se vacía con normalidad, cualquier cantidad de orina que quede puede infectarse o formar cristales que se convertirán en cálculos vesicales. La infección causa una sensación de ardor (disuria) durante la micción.

En caso de infecciones recurrentes, tal vez sea necesaria una operación de próstata, aunque a veces se trata del síntoma de una prostatitis.

Si bien en algunos casos la próstata dilatada sangra, por lo general la hemorragia suele deberse a otra causa que debe ser analizada. En muy contadas ocasiones una hemorragia recurrente justifica la operación de próstata.




Califica este Artículo:
4.40 / 5 (5 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *