Tejidos del cuerpo humano

El tejido epitelial

Se caracteriza por una actividad funcional polimorfa: de defensa, de secreción, de contacto y de intercambio con el contorno. Está compuesto de células unidas directamente entre sí o por intermedio de una cantidad pequeña de material intersticial. La piel tiene como función específica actuar como aislante del organismo y lo recubre todo, incluso las caras libres de los órganos internos.

El tejido muscular

Se caracteriza por su capacidad de contracción, lo que permite los movimientos del organismo y su reacción frente a las situaciones extremas mediante una serie de gestos.

El tejido nervioso

Se compone de verdaderas células que sólo se diferencian de las independientes por su falta de movimiento y su forma (con apéndices y prolongaciones que le confieren un aspecto estrellado). Se encarga de la transmisión de los impulsos nerviosos a los músculos.

El tejido conjuntivo

Incluye un grupo bastante amplio de tejidos, caracterizados por la peculiaridad de poseer un sistema fundamental más o menos rico de fibrillas y una sustancia amorfa. Entre los tejidos de abundante sustancia fundamental figuran los cartílagos y los huesos; y entre los que poseen escasa sustancia fundamental la sangre y la linfa.

El tejido óseo

Forma la trama de los huesos. Este tejido de consistencia dura consta de una materia fundamental con sales calcáreas y cavidades donde se alojan las células óseas. Macroscópicamente se divide en: esponjoso, reticular y compacto. Se pueden distinguir huesos cortos (vértebras), planos (omóplato) y largos (fémur). La composición de los huesos planos: periostio o membrana envolvente; el hueso propiamente dicho; y el canal medular, ocupado por la médula ósea.

El tejido linfático

Está diferenciado para desempeñar una doble función: drenaje de la linfa y formación de determinados elementos celulares (linfocitos) que participan en la defensa del organismo.

El tejido cartilaginoso

Presenta en diferentes puntos del organismo transformaciones histológicas, como son: la infiltración grasa, la calcificación y el reblandecimiento.

Los tejidos

Un conjunto de tejidos forman un órgano y un conjunto de órganos que se asocian constituyen un aparato. Un aparato formado por órganos de tejido igual da paso al sistema.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Descargar Gratis