Análisis de antígeno prostático específico

Una nueva prueba de análisis de sangre llamada antígeno prostático específico permite el diagnóstico precoz del cáncer de próstata. Es muy importante entender esta prueba y su trascendencia.

El antígeno prostático específico (PSA) es una sustancia que sólo produce la glándula prostática, y se encuentra en el fluido que la próstata añade al semen. Parte de este antígeno llega a la sangre y un análisis específico permite establecer el nivel exacto de PSA. Si éste es elevado, significa que la próstata está muy dilatada y que «pierde» PSA. Cuanto mayor sea el paciente, más posibilidades tiene de que se le dilate la próstata y aumente el número de antígenos.

Algunas enfermedades de la próstata provocan más «pérdidas» de la glándula, en cuyo caso el número de antígenos puede ser mayor.

Ésta acostumbra ocurrir en casos de cáncer de próstata, y por esta razón se realiza la prueba para detectarlo. También existen otras enfermedades prostáticas que aumentan la cifra de PSA, por ejemplo las infecciones consecutivas a una intervención quirúrgica de próstata, una cistoscopia o un sondaje.

Los hombres de edad avanzada tienen una próstata más grande y padecen más enfermedades prostáticas no cancerosas, como la prostatitis, por lo que la cifra media de antígenos de una persona de 75 años de edad es superior a la de una de 55 años. Así pues, que alguien tenga un índice de PSA superior al normal no significa que sufra cáncer; existe la posibilidad, pero es más probable que se deba a hiperplasia prostática benigna u otra causa.

El PSA permite detectar un posible cáncer, pero hay que interpretar los resultados de los análisis con cautela, pues una cifra de antígenos superior a la normal no siempre es un indicador fiable de la existencia de un cáncer. Si el nivel de PSA es muy elevado, normalmente significa que el paciente sufre un cáncer.

Si sólo sobrepasa un poco la media, hay que tener muy en cuenta el tamaño y cualquier otra patología que pueda afectar a la próstata. Será necesario realizar más pruebas antes de confirmar el cáncer. El diagnóstico se puede ratificar por medio de una biopsia con una pequeña aguja (punción aspiración con aguja fina o PAAF) cuando se realiza una ecografia en el recto. A veces, este procedimiento puede provocar una infección de orina o en el riego sanguíneo.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la biopsia no siempre detecta los tumores, por lo que incluso esta prueba puede dar un resultado falso; así pues, aunque la biopsia dé un resultado negativo es necesario realizar mediciones de PSA e incluso otra biopsia. Puede resultar muy dificil establecer con total seguridad que un nivel alto de PSA no es causado por un cáncer.

PSA y cáncer

Cuando a un hombre se le diagnostica cáncer de próstata, el nivel de PSA es una buena guía para conocer el alcance de la enfermedad y decidir el tratamiento que debe seguir. Si el PSA es normal (y uno de los problemas es que el cáncer de próstata puede tener un nivel de PSA normal) o sólo levemente superior a la media, será poco probable que el tumor se haya extendido mucho, lo cual es una noticia tranquilizadora. Por el contrario, un nivel muy alto de PSA es suficiente para diagnosticar un cáncer de próstata. En este caso hay que iniciar el tratamiento cuanto antes. Si éste da buenos resultados el nivel de PSA disminuirá. Los análisis periódicos permitirán comprobar la evolución del tumor.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Un comentario en Análisis de antígeno prostático específico

  1. nicolas robles Dice:

    muy buen articulo, exelente explicacion, tal y como me lo habia explicado el doctor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *