Consejos para crear hábitos de lectura durante la maternidad

La lectura es una buena forma de diversión para una madre.

Tal vez ya fuera una parte importante de tu vida en el pasado; si no, es un campo interesante donde experimentar. Leer puede ser útil porque es:

  • Divertido.
  • Una forma de trasladarte a otro tiempo y otro lugar (para enriquecer tu vida o escapar de ella).
  • Relajante.
  • Una razón para dar descanso a tu cuerpo y poner los pies en alto.
  • Un estímulo para el cerebro.
  • Una forma de aprender algo nuevo.
  • Puedes hacerlo en cualquier sitio y durante el tiempo que quieras, desde cinco minutos a dos horas.
  • Una forma efectiva de despertar el interés de tu hijo por la lectura.

Algunas personas nunca tienen o no buscan tiempo para leer debido a experiencias negativas en la escuela o a la presión que supone leer densos tomos por cuestiones profesionales. Este puede ser un buen momento para experimentar.

Como madre, es posible que cambien tus hábitos de lectura. Muchas mujeres descubren que no pueden afrontar el mismo nivel de complejidad en un libro debido a la falta de concentración o a los desfases mentales que se producen después del parto. En cambio, si nunca has tenido el tiempo o la inclinación para leer, esta es la oportunidad perfecta para que lo hagas.

Si quieres disfrutar de la lectura, prueba lo siguiente:

  • Hojea libros de arte, de arquitectura o de flores que tengan fotografías.
  • Revistas (incluyendo los dominicales) con artículos breves.
  • Libros con letras grandes.
  • Libros en cintas.
  • Biografías o autobiografías de personas que admires: deportistas, políticos o artistas.
  • Libros de relatos breves.
  • Cualquier libro que atraiga tu atención mientras deambules por la biblioteca.
  • Lee cosas que nunca habías leído (tal vez no sea tan malo que leas novelas rosas o de aventuras).
  • Hojea los archivos de la biblioteca remitiéndote a temas determinados, como literatura femenina contemporánea.
  • Pregunta al bibliotecario su opinión sobre los diversos autores.
  • Permítete leer lo que más te apetezca en cada momento.
  • Pregunta a tus amigas qué autores les gustan.
  • Libros de viajes.
  • Historias ambientadas en culturas diferentes.
  • Libros sobre la maternidad y los bebés.
  • Novelas feministas.
  • Libros sobre el desarrollo infantil.
  • Busca libros que se adecuen a tu estado de ánimo y te ayuden a sentirte alegre.

Lee para disfrutar. Si un libro no te interesa o no te apetece en ese momento, no te sientas obligada a terminarlo. Hay miles de libros en las bibliotecas, así que seguro que encuentras algo que te guste más.

Freya
Después de haber tenido a mi hijo, incluso meses más tarde, era incapaz de recordar lo que leía. Era de lo más frustrante. Me sentía como una idiota, pero seguía intentándolo. Siempre sacaba el mismo libro de la biblioteca. Al cabo de un tiempo me di cuenta de que tenía que probar algo diferente. No tenía por qué leer algo profundo si no me apetecía. Ser capaz de admitirlo me fue de gran ayuda.

Descubre la biblioteca de tu localidad

Si hace tiempo que no vas a la biblioteca, seguramente te llevarás una agradable sorpresa al comprobar la amplia gama de servicios de que dispone ahora, servicios que en su mayoría son gratuitos. Si estás deseando navegar por Internet o informarte sobre las noticias más candentes de todo el mundo, la biblioteca es lo que estabas buscando.

Aunque las bibliotecas no sean el lugar más indicado para acudir con un bebé ruidoso, silo planificas bien y llegas u una hora en la que tu pequeño esté listo para hacer la siesta, tienes muchas probabilidades de que permanezca dormido mientras tú lees. Además, muchas bibliotecas abren por las tardes o los fines de semana, así que, si tu pareja se puede quedar con el niño, aprovecha la ocasión.

Echa un vistazo a la sección de revistas, comprueba las novelas que se han adquirido recientemente. Averigua si tus autores favoritos han publicado algo nuevo.

Escucha música, hojea los maravillosos libros infantiles. Elige un nuevo libro de cocina.

Las bibliotecas suelen tener una importante sección de material sujeto a préstamo o que puedes utilizar solo allí. Y en su mayoría es gratuito.

  • Libros.
  • Periódicos y revistas.
  • Vídeos.
  • Libros grabados en cintas.
  • Recursos multiculturales en diversos idiomas.
  • Cintas para aprender idiomas.
  • Servicio de referencia e información.
  • Servicio de entrega a domicilio para personas discapacitadas.
  • Actividades para los niños, como el cuentacuentos.
  • PC para procesamiento de textos y hoja de cálculo.
  • Áreas de lectura.
  • Tablón de anuncios con noticias referentes a tu localidad.
  • Zona de lectura para niños.
  • Servicio de fotocopiadora.
  • Secciones especializadas, como manuales de coches y otros.
  • Historia local.
  • Información sobre las diferentes carreras universitarias.

Hacerse socio de la biblioteca

  • Cualquier persona puede hacerse socia de una biblioteca gratuitamente.
  • La mayoría de las bibliotecas te pedirán algún tipo de documentación donde figure tu dirección.
  • Te darán un carnet que tendrás que presentar cada vez que quieras sacar algún material en préstamo.
  • Normalmente, podrás tomar en préstamo diversos materiales con tu carnet, aunque es posible que te impongan ciertos límites cuando se trate de materiales con mucha demanda.
  • El período de préstamo varía de una biblioteca a otra, y puede diferir también según se trate de libros, vídeos, revistas o cintas para aprender idiomas.
  • Cada vez que saques algo de la biblioteca, se te dará un plazo para devolverlo. Si te pasas de la fecha, lo normal es que te impongan una multa. Eso también se aplica a cualquier material que se extravíe o resulte dañado.
  • En ocasiones puedes ampliar el período de préstamo por teléfono, siempre y cuando no haya alguna otra persona esperando el libro.
  • La mayoría de las bibliotecas tienen un buzón en el exterior para que puedas devolver el material cuando te vaya mejor.

Libros infantiles

Nunca es demasiado pronto para empezar a leerle a tu hijo. De hecho, puedes hacerlo desde el momento de su nacimiento (o incluso antes). Escoge lecturas que te gusten, ya sean cuentos, poesía u obras de teatro.

En la biblioteca podrás encontrar de todo: canciones, cuentos, libros con ilustraciones, libros desplegables, vídeos, cintas con cuentos y música (casetes y CD). Puedes cambiar el material que empleas con tu hijo cada dos o tres semanas para asegurarte de que recibe toda la estimulación que necesita (y para que tú no te aburras), sin necesidad de hacer el gasto que supone tener que comprarlo todo.

Bibliotecas itinerantes

En algunas zonas rurales existe lo que se denominan bibliotecas itinerantes. Pregunta en tu ayuntamiento la frecuencia con la que os visita esa biblioteca.

Sección infantil

La mayoría de las bibliotecas disponen de una sección infantil donde los niños pequeños encontrarán juegos, instrumentos musicales, puzzles y libros para niños de hasta ocho años. Al igual que los libros, los juguetes se pueden llevar en préstamo durante un período de entre dos y tres semanas, y deben devolverse (o reponerse) en la fecha indicada si no quieres que te multen. Esta es una magnífica forma de proporcionar a tu hijo el acceso a una amplia variedad de diversión y material educativo sin incurrir en un gasto excesivo. Muchas de esas bibliotecas disponen de personal especializado que podrá aconsejarte sobre las actividades más adecuadas para tu hijo.

Informática

Si estás interesada en aprender informática o necesitas un ordenador, ve a la biblioteca. No solo disponen de una red de ordenadores con el software más avanzado, sino que su personal podrá enseñarte los aspectos más elementales y orientarte sobre los diferentes pasos que debes dar para acceder a todo tipo de información. Esta también puede ser una buena forma de probar diferentes programas antes de decidir lo que más te interesa comprar.

Muchas bibliotecas disponen de una amplia selección de CD-ROM que te permitirán indagar sobre cualquier tema imaginable. Quizá también te apetezca probar la navegación por Internet. Uno de los bibliotecarios puede enseñarte cómo entrar en la red y orientarte para que aprendas a acceder a diferentes páginas web. Puedes limitarte a explorar o copiar programas o archivos en disquetes. Puedes verter imágenes de páginas web o Telnet directamente a otros sistemas de ordenador. Algunas bibliotecas cobran por estos servicios, y hay que reservarlos con antelación.

Salas de reunión

Muchas bibliotecas disponen de salas de reunión que se ceden gratuitamente a asociaciones reconocidas, como clubes, organizaciones, grupos o clases. Por ejemplo, si estás tratando de formar un grupo de apoyo para madres, una asociación de lectores o cualquier otro grupo puedes solicitar a la biblioteca que os permitan utilizar esas salas. Expón tu propuesta al bibliotecario, ya que estas salas suelen disponer de diversos servicios, entre ellos calefacción, aseos, acceso para discapacitados, máquina de café, pizarras, mesas y sillas. Seguramente esto te convendrá más que invitar a un grupo de personas a tu casa.

Narración de cuentos

Algunas bibliotecas tienen unas fechas o días especialmente dedicados a la narración de cuentos para niños. Esto normalmente implica la presencia de un narrador experimentado que presenta un libro (o libros) a un grupo de niños, convirtiéndolo en una experiencia especial para ellos, ya que la presentación se hace de forma muy gráfica y creativa. A veces se usa un vestuario especial, o se utilizan muñecos o efectos de sonido. A los niños les encanta, y tanto ellos como los padres pasan un rato memorable. Nuestra biblioteca local tiene sesiones regulares de «merienda con osito» cuando cae la tarde: los niños van en pijama con sus ositos y escuchan cuentos mientras los padres toman chocolate caliente. ¡Es estupendo!

Servicios multi-culturales

La mayoría de las bibliotecas disponen de material de lectura en otros idiomas.

Presentación de novedades literarias

La oportunidad de escuchar a conocidos autores presentando sus obras y hablando sobre lo que ha inspirado un libro determinado puede ser fascinante. Las bibliotecas y librerías invitan de vez en cuando a algún autor a llevar un taller de trabajo o un fórum, y la entrada es gratuita o muy barata. Estate atenta por si algún autor de libros infantiles hace una presentación de este tipo, ya que sería una buena forma de descubrir qué te gusta más para tu hijo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *