Consejos para el enfermo reumático

Conocer la clase de reuma que padece. Como todas las enfermedades reumáticas son distintas, el riesgo de la invalidez puede aparecer por mecanismos diferentes en sitios diversos. Unas veces en manos, otras en pies, espalda, caderas, rodillas. Pero también en el corazón, riñón, ojos, cerebro. Por ello es necesario «desde el principio» saber cuál es la enfermedad que produce el reuma en cada enfermo, porque así es como se puede aplicar el tratamiento que cada cual necesita.

 Seguir el tratamiento pertinente. El tratamiento de toda enfermedad reumática es algo más que aliviar el dolor. Cada enfermedad tiende a progresar por mecanismos diferentes y presenta cierta predilección por producir lesiones en órganos distintos. Por ello el médico capacitado trata los efectos para que el enfermo no sufra, trata las causas para que la enfermedad no prospere y trata también de rehabilitar al enfermo para que Recupere las facultades que ha perdido. Un tratamiento incompleto es insuficiente.

Descansar en la posición correcta. En las fases agudas las articulaciones necesitan reposo en la postura adecuada, para evitar el desarrollo de deformidades. Sentados, cuando no sea necesario estar de pie. Dormir las horas que el organismo requiera. La cama debe tener el somier bien tenso y el colchón duro. A veces es necesario poner un tabla de madera debajo del colchón. Lo más conveniente es el colchón de muelles.

Acostado en cama debe estar con los pies juntos, las rodillas extendidas, las manos cerradas y los codos en flexión. Usar una sola almohada si no padecealguna lesión cardiaca que lo impida. Debe sentarse apoyando la espalda en el respaldo. Es conveniente la mecedora.

Alimentarse adecuadamente. Evitando la desnutrición y la obesidad. Comer fruta y ensaladas, tomar leche y quesos, que son alimentos ricos en hierro y vitaminas. Comer carne, pescado, huevos en cantidad conveniente. Comer un «poco» de arroz, fideos, patatas, garbanzos y alimentos feculentos en general evitando excesos. Vigilar el peso. Si necesita adelgazar debe hacerlo bajo la dirección del médico. Comer de todo con moderación. Un poco de todo y mucho de nada. No hay ninguna enfermedad reumática que esté producida por ninguna clase de alimentos. El enfermo debe mantenerse bien nutrido, sin engordar.

Aplicarse calor local. El calor aplicado a las partes enfermas alivia el dolor, mejora la circulación de la sangre y disminuye la tensión muscular. Puede emplearse la almohadilla eléctrica, los fomentos, los baños de parafina, la lámpara de rayos infrarrojos o simplemente el baño o la ducha. A veces es más conveniente usar la onda corta, diatermia u otras formas de calor. En la mayoría de los casos, la más eficaz es la más sencilla y económica, pero debe aplicarse con la regularidad debida y la técnica adecuada. Los baños de sol apenas tienen más indicación que en la tuberculosis ósea, el raquitismo u osteomalacia y la psoriasis.

Evitar los esfuerzos y la fatiga. Son muchas las enfermedades reumáticas que reducen poco a poco las facultades del enfermo. Los movimientos de las articulaciones van perdiendo amplitud. Los músculos se debilitan. Algunas formas de reumatismo también producen daño en el corazón, arterías o nervios. El enfermo necesita unas veces estar en reposo absoluto, otras en reposo relativo y otras debe seguir un plan bien ordenado de gimnasia o ejercicios progresivos. Los músculos y articulaciones mejorarán sus facultades poco a poco. La recuperación es progresiva y deben evitarse siempre esfuerzos especialmente con la espalda doblada o en las articulaciones más delicadas.

Protegerse del frío y de la humedad. Debe evitar los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire. Usar buen calzado que le mantenga los pies abrigados. En invierno no debe salir a la calle con ropa de poco abrigo. Debe usar ropa que sea al mismo tiempo ligera y de mucho abrigo, a fin de evitar que el peso de la misma aumente la carga de las articulaciones. Cuando esté acostado deberá evitar que la ropa de la cama gravite sobre sus pies, poniendo una almohada entre las sábanas a los pies de la cama. El uso de guantes de abrigo o calcetines es muy necesario en aquellos enfermos que presentan frías las manos o pies.

Evitar la tensión nerviosa. Las preocupaciones y la ansiedad impiden que el descanso sea reparador. No le conviene ponerse nervioso y debe prescindir de tomar café o alcohol si nota efectos estimulantes. Evitar las discusiones, las circunstancias o las ocasiones que puedan producirlas. Muchas formas de reumatismo atacan con predilección a las personas más activas y otras a las más nerviosas. El enfermo debe aceptar el reposo o la limitación de su actividad como un descanso reparador. La impaciencia y la tensión nerviosa ponen serios obstáculos a su recuperación. La misma enfermedad puede producir cambios en la personalidad del enfermo.

Acudir regularmente a la consulta médica. La eficacia del mejor tratamiento se pierde si el enfermo lo descuida, sí prolonga indebidamente el tiempo de su aplicación o elude las revisiones periódicas. El enfermo debe seguir el plan trazado durante el tiempo que se proyecte. El tratamiento debe ajustarse a las necesidades del enfermo y el médico debe vigilar la tolerancia y eficacia de los medicamentos que recomendó. En muchos casos hay necesidad de un tratamiento de sostén o mantenimiento cuando el enfermo ya está bien, para evitar recaídas, con la precisa supervisión de una buena tolerancia por parte el médico y del laboratorio.

El enfermo siempre puede mejorar. Si el enfermo es desgraciadamente uno de los que, por falta de una buena orientación o porque haya padecido una forma grave de reumatismo, sufre ya alguna limitación de sus movimientos o cierta invalidez, debe recordar que la rehabilitación puede beneficiarle mucho. No importa el grado de deformidad o incapacidad física que sufra, las técnicas modernas de rehabilitación pueden ayudarle a recuperar muchas de las facultades perdidas. Todo enfermo puede mejorar si realmente lo desea y pone los medios para lograrlo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *