Contaminación atmosférica en interiores

La U.S. Environmental Protection Agency (EPA) considera la contaminación de aire en interiores entre los cuatro riesgos ambientales más importantes para la salud. (Los otros son la contaminación del aire atmosférico en exteriores, compuestos químicos tóxicos en los sitios de trabajo y agua potable contaminada.)

Entre los contaminantes atmosféricos de interiores más peligrosos se cuentan los siguientes:

  • Humo de tabaco: El tabaquismo produce cáncer pulmonar. En caso de no fumar, pero convivir con alguien que fuma, se corre un riesgo 30 por ciento mayor de padecer cáncer pulmonar, comparado con una persona que habita en un hogar libre del humo del tabaco. Son útiles los dispositivos de filtrado de aire; estos eliminan principalmente las partículas sólidas del humo, pero no fijan los gases.
  • Radón: Este gas, presente en la naturaleza, se produce por la degradación radiactiva del uranio en las rocas y la tierra. Es posible ignorar la presencia del radón, ya que no puede verse ni posee sabor u olor alguno. Sin embargo, el radón puede entrar en el hogar y otros edificios por las grietas del sótano, aperturas de drenajes y las uniones de los muros con el piso. Tras la exposición crónica a concentraciones altas, el radón puede causar cáncer pulmonar. A fin de verificar los valores de radón en el hogar, puede adquirirse un detector de este elemento.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *