Degeneración macular relacionada con la edad

Degeneración macula húmeda: Los vasos sanguíneos anormales que crecen fuera de la coroides empujan el epitelio pigmentoso retiniano (ERP) hacia arriba. El líquido y la sangre que se fuga de estos vasos puede causar pérdida grave de la visión.

La degeneración macular relacionada con la edad (DME) es una enfermedad crónica que ocurre cuando se deteriora el tejido de la mácula, la parte de la retina responsable de la visión central. El resultado es una visión central borrosa o una zona ciega en el centro del campo visual. Ese trastorno tiende a desarrollarse al avanzar la edad, de aquí la parte de su nombre “relacionada con la edad”. La degeneración macular es la causa principal de pérdida grave de la visión en la gente de 50 años o más.

El primer signo de la DME puede ser la necesidad de tener más luz cuando hace trabajos de cerca. Las letras pequeñas pueden ser más difíciles de leer y los letreros de la calle más difíciles de reconocer. Eventualmente puede notar que cuando está mirando un objeto, lo que debe ser liso, líneas rectas, parece distorsionado o torcido. Las zonas grises o en blanco pueden enmascarar el centro del campo visual. El trastorno puede progresar rápidamente, llevando a pérdida grave de la visión en uno o en ambos ojos.

La degeneración macular afecta la visión central pero no la visión periférica; por lo tanto, no causa ceguera total. Sin embargo, la pérdida de una clara visión central — necesaria para leer, conducir, reconocer las caras de la gente y hacer el trabajo minucioso — afecta en forma importante la calidad de vida. En la mayoría de los casos el daño causado por la degeneración macular no puede revertirse, pero la detección temprana puede ayudar a reducir la extensión de la pérdida de la visión.

Hay dos tipos de degeneración macular; la degeneración macular y la degeneración macular húmeda. Para entender las diferencias entre estas dos formas de la enfermedad es importante también entender lo que tienen en común. La mácula es el centro de la retina y está formada por células densamente empacadas sensibles a la luz llamadas conos y bastones. Estas células, particularmente los conos, son esenciales para la visión central. La coroides es una capa de vasos sanguíneos subyacente que nutre los conos y los bastones de la retina. Una capa de tejido que forma la superficie más externa de la retina es llamada el epitelio pigmentoso de la retina (EPR). El EPR es un paso importante para los nutrientes de la coroides a la retina y ayuda a remover los productos de desecho de la retina a la coroides.

Al avanzar la edad, el EPR puede deteriorarse y adelgazarse (un proceso conocido como atrofia), que precipita una cadena de eventos. Los ciclos de nutrición y eliminación de desechos entre la retina y la coroides se interrumpen. Empiezan a formarse depósitos de desechos. Al faltar los nutrientes, las células sensibles a la luz de la mácula se dañan. Las células dañadas no pueden ya enviar señales normales a través del nervio óptico al cerebro, y la visión se hace borrosa. Este es a menudo el primer síntoma de degeneración macular.

Degeneración macular seca

La mayoría de la gente con degeneración macular tienen la forma seca. De hecho la DME empieza siempre con la forma seca. La DME seca puede afectar inicialmente sólo un ojo, pero en la mayoría de los casos’ se afectan finalmente ambos.

La degeneración macular seca ocurre cuando las células del EPR -A empiezan a adelgazarse. El color rojizo normalmente uniforme de la mácula toma un aspecto moteado. Los drusen, que parecen puntos amarillos pequeños, aparecen debajo de la retina.

Inicialmente, a pesar de estos sucesos puede notar poco o ningún cambio en la visión. Muchas personas en las que se ha diagnosticado degeneración macular seca en etapa temprana pueden no tener síntomas como visión borrosa hasta que llegan a una edad muy avanzada. Pero al aumentar los drusen y la pigmentación moteada la visión puede deteriorarse más pronto. El adelgazamiento del EPR puede progresar hasta un punto en el que esta capa protectora de la retina desaparece. Esto afecta a los conos y a los bastones y puede producir pérdida completa de la visión central.

Degeneración macular húmeda

La forma húmeda de la degeneración macular es responsable de 10 por ciento a 15 por ciento de todos los casos, pero es responsable de casi 90 por ciento de la pérdida grave de la visión que presenta la gente con DME. Si desarrolla degeneración macular en un ojo, la probabilidad de tenerla en el otro ojo aumenta grandemente.

La degeneración macular húmeda se desarrolla cuando crecen nuevos vasos sanguíneos de la coroides por debajo de la mácula. Estos vasos tienen fugas de liquido o sangre — de aquí su nombre de DME húmeda — y hacen que la visión central sea borrosa. Todos los ojos con DME húmeda muestran también signos de DME seca, esto es, drusen y pigmentación moteada de la retina (ver figura 15 de la sección en color). Además, lo que deberían ser líneas rectas en la vista se vuelven onduladas o torcidas, y aparecen zonas en blanco en el campo de visión. La pérdida de la visión es generalmente rápida y grave, lo cual produce ceguera legítima, definida como una visión de 20/200 o más. Esto significa que lo que alguien con visión normal puede ver a 200 pies (60 m), una persona con una visión 20/200 puede verlo únicamente desde 20 pies (6 m).

Una forma comparativamente rara de degeneración macular húmeda es llamada desprendimiento del epitelio pigmentoso de la retina (DEP). En este caso se fuga líquido de la coroides aunque no ha empezado el crecimiento de vasos sanguíneos anormales. El líquido se acumula por debajo del epitelio pigmentoso de la retina, causando lo que parece una burbuja o un abultamiento debajo de la mácula. Esta forma de degeneración macular causa los mismos síntomas que la DME húmeda y progresa frecuentemente a DME con crecimiento de nuevos vasos sanguíneos.

Signos y síntomas

La degeneración macular se desarrolla en general gradualmente y sin dolor. Los signos y síntomas de la enfermedad pueden variar, dependiendo del tipo de degeneración macular que tenga.

En la degeneración macular seca puede notar los siguientes síntomas:

  • Necesidad de aumentar la iluminación al leer o hacer trabajos de cerca
  • Las palabras impresas parecen cada vez más borrosas
  • Los colores parecen deslavados y apagados
  • Aumento gradual de lo nublado de la visión global
  • Una zona ciega en el centro del campo visual combinado con una pérdida profunda de la visión central

En la degeneración macular húmeda, los siguientes síntomas pueden aparecer rápidamente:

  • Distorsiones visuales, como líneas rectas que parecen ondulantes o torcidas (una entrada o un letrero que parecen distorsionados)
  • Disminución de la visión central
  • Una zona central borrosa

En cualquiera de las formas de degeneración macular, la visión puede faltar en un ojo mientras que el otro sigue bien durante años. Puede no notar ningún cambio porque el ojo bueno compensa al débil. Cuando el trastorno se desarrolla en ambos ojos se afectan de manera importante la visión y el estilo de vida.

Causas

En general, la degeneración macular implica una falla del sistema que proporciona los nutrientes y elimina los productos de desecho de la mácula. Aunque esta falla se acompaña a menudo de deterioro del EPR, las razones por las que el sistema deja de funcionar no se comprenden bien. La enfermedad es probablemente precipitada por una combinación de varios factores.

Degeneración macular seca

La degeneración macular seca es el resultado de un deterioro del epitelio pigmentario de la retina causado por la edad. Las células sensibles a la luz de la mácula continuamente desprenden segmentos externos como desechos. Estos desechos son degradados y eliminados por el EPR en la coroides. Al mismo tiempo los conos y los bastones producen continuamente nuevos segmentos externos para reemplazar a los eliminados.

Cuando desarrolla degeneración macular la eliminación de desechos falla. La edad hace más lento el proceso hasta un punto en el que los desechos empiezan a acumularse en el EPR. Esta acumulación interfiere con la función normal del EPR, haciendo que degeneren las células sensibles a la luz de la mácula.

La aparición de pigmentación moteada y drusen — que son acúmulos de depósitos de desecho — señala el desarrollo. La aparición de pequeños drusen puede ser frecuente al avanzar la edad y no interfiere con la visión, pero los drusen grandes con bordes no bien delimitados se asocian a menudo con disminución de la visión.

Degeneración macular húmeda

En la degeneración macular húmeda crecen vasos sanguíneos anormales de la coroides por debajo del epitelio pigmentoso de la retina. Esto es llamado neovascularización coroidea (NVC). Piense en tres raíces que crecen debajo de una acera y se levantan. Estos vasos sanguíneos anormales pueden tener fugas de líquido y sangre, levantando el EPR y la mácula en burbujas o abultamientos. Esto daña a las células sensibles a la luz de la mácula. Más adelante los vasos sanguíneos anormales se transforman en tejido cicatricial, creando una zona ciega permanente en el centro de la visión.

En forma parecida a la degeneración macular seca, una falla en el sistema de eliminación de desechos puede ser lo que causa la NVC. Cuando los desechos de los conos y bastones no se eliminan y empiezan a acumularse, se interrumpe el flujo adecuado de nutrientes a la mácula. El crecimiento anormal de vasos sanguíneos puede ser una respuesta a esta interrupción del flujo de nutrientes. Y sin suficientes nutrientes el tejido sano de la mácula empieza a deteriorarse.

Factores de riesgo

Los investigadores no conocen las causas exactas de la degeneración macular, pero han identificado algunos factores que contribuyen. Estos incluyen:

  • Edad
  • Raza
  • Sexo
  • Ojos de color claro
  • Antecedentes familiares de degeneración macular
  • Exposición a largo plazo a la luz ultravioleta y a la luz azul (la longitud de onda inmediatamente por encima
    de la ultravioleta que incluyen las lámparas de sol así como la luz del sol normal del sol
  • Niveles bajos de minerales y vitaminas antioxidantes como A, y E
  • Fumar cigarrillos
  • Enfermedad cardiovascular — por ejemplo, problemas circulatorios, ataques cerebrovasculares, ataques cardíacos, angina.

La edad y la raza figuran prominentemente en el desarrollo de la degeneración macular. En Estados Unidos la enfermedad es más frecuente en blancos mayores de 50 años de edad. Afecta aproximadamente a 11 por ciento de blancos entre 65 y 74 años, y 28 por ciento de blancos de 75 años o más. La degeneración macular es menos frecuente en negros, asiaticoamericanos e indios -estadounidenses que en otros grupos.

Tener antecedentes familiares de degeneración macular es tal vez el mayor factor de riesgo. Las mujeres tienen mayor probabilidad que los hombres de desarrollar degeneración macular y debido a que tienden a vivir más, sufren los efectos de la pérdida grave de la visión por la enfermedad.

La exposición a la contaminación ambiental — especialmente el humo de los cigarrillos — aumenta grandemente el riesgo. Los fumadores tienen una probabilidad dos o tres veces mayor de desarrollar degeneración macular que los no fumadores.

Escrutinio y diagnóstico

La degeneración macular relacionada con la edad (DME) se .Lagnostica con un examen ocular completo. Si nota cualquier cambio el la visión central o en la capacidad para ver colores y detalles finos, particularmente si tiene más de 50 años de edad, es aconsejable ver al oftalmólogo. Una de las cosas que él busca mientras examina el interior del ojo es la presencia de drusen y pigmentación moteada en la mácula.

El examen ocular incluye una prueba simple de la visión central utilizando la rejilla de Amsler. Si tiene degeneración macular, cuando va la rejilla algunas de las líneas rectas pueden parecer desvanecidas, cortadas o distorsionadas. Notando en dónde ocurre el corte o la distorsión — generalmente en o cerca del centro de la rejilla — el médico puede determinar la localización y extensión del daño macular.

Esta prueba útil puede practicarse fuera del consultorio del médico. Si está buscando síntomas tempranos de degeneración macular, puede hacerse usted mismo la prueba en casa.

Para valorar la extensión del daño de la degeneración macular, el médico puede usar la angiografía con fluoresceína. En este procedimiento inyecta un colorante fluorescente en una vena del brazo y toma fotografías al pasar el colorante a través de los vasos sanguíneos de la retina y coroides. Luego el médico utiliza estas fotografías para detectar cambios en la pigmentación macular o la existencia de vasos sanguíneos anormales en la mácula que pueden no ser visibles a simple vista.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)






Un comentario en Degeneración macular relacionada con la edad

  1. JOSE LUIS LOPEZ DURAN Dice:

    –Muy interesante, ya que me detectaron ésta enfermedad y me ha ayudado a entender. Muchas Gracias
    saludos
    Desde Cuernavaca Morelos, México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *