El aparato digestivo

El aparato digestivo es uno de los sistemas anatómicos más extensos del cuerpo humano. Está constituido por diferentes órganos que, en su conjunto, logran realizar las diversas y fundamentales funciones digestivas. Por este motivo las afectaciones de este sistema anatómico y sus enfermedades son también amplias.

El aparato digestivo está formado por:

  •   La boca: lugar donde se comienza con la masticación y digestión de los alimentos.
  •  El esófago: el bolo alimenticio pasa por el esófago en dirección al estómago.
  •  El estómago: es el centro de la digestión. El estómago produce sustancias, como el ácido clorhídrico, que con-tinúan de un modo más agresivo la digestión de todos los alimentos.
  • El intestino delgado: el intestino delgado es uno de los órganos más extensos del cuerpo humano. Se divide en tres partes: duodeno, yeyuno e íleon. En cada una de estas zonas anatómicas se absorben ciertos nutrientes que comienzan a pasar hacia el torrente sanguíneo.
  •  Válvula ileocólica: la válvula ileocólica es una estruc-tura anatómica que comunica el intestino delgado en su porción distal (el íleon) con el intestino grueso. Tras la absorción de los nutrientes en las diferentes regiones del intestino delgado, la materia de desecho, aún líquida, pasa por dicha válvula hacia el colon (o intestino grueso).
  • El intestino grueso: se conoce como colon y está formado por colon ascendente o derecho (ya que sube por el lateral derecho del abdomen), colon transverso (que como su propio nombre indica, se encuentra situado transversalmente al abdomen) y colon descendente o izquierdo (que baja hacia el recto por el lado izquierdo del abdomen). El colon desemboca en el recto que se comunica con el exterior del cuerpo humano por el ano.
  •  La mucosa que recubre todo el trayecto interno del aparato gastrointestinal está capacitada para realizar la función fundamental del aparato digestivo: la absorción de sustancias nutritivas. A su vez dicha mucosa debe permanecer intacta para no dejar paso a los microorganismos que se encuentran en su interior.

La alimentación, que es la base y pilar de la vida, se realiza gracias a este sistema complejo y desconocido para la mayoría de nosotros. Resulta una función básica y elemental para nuestro desarrollo. Cualquier alteración en el aparato digestivo resulta vital para el hombre.

Cada uno de los órganos que conforman el sistema digestivo sufre procesos específicos de enfermedad, y se relacionan sus síntomas y consecuencias con la función concreta que desarrolla cada uno de ellos. Así, en el esófago nos encontramos con el reflujo gastro-esofágico, esofagitis, etc.; con la pancreatitis en el páncreas; la diverticulitis, ileitis, apendicitis, etc. en el intestino, etc.

La clínica que aparece viene determinada por la incapacidad que produce la enfermedad para realizar la actividad de cada órgano. Por desgracia, la mayor parte de estos órganos que conforman el aparato digestivo también presentan procesos tumorales: cáncer de esófago, de estómago, de colon, de hígado, de páncreas, etc.y, aunque no todas son graves ni ponen en peligro la vida del individuo, sí se caracterizan por disminuir la calidad de vida de aquél que las padece.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *