El botox: una alternativa a la cirugía facial

El Botox es una alternativa inyectable que permite tratar la zona adyacente a los ojos de manera efectiva, pues su aplicación puede mejorar dramáticamente el aspecto de algunas arrugas, produciendo un efecto de juventud y belleza facial. También se utiliza para otras áreas del rostro, pero donde mejor funciona es en la frente, entre los ojos y en las “patas de gallo”.

¿Qué es el botox?

El Botox es una toxina producida por una bacteria, que en dosis gigantescas puede ser tóxica; sin embargo, las cantidades utilizadas en los tratamientos estéticos y terapéuticos son inofensivas. Se comenzó a usar en Estados Unidos para el tratamiento de las arrugas en 1987, masificándose entre los cirujanos plásticos y dermatólogos a mediados de los años 90.

Antes de la aplicación de Botox la expresión de este paciente era enojada y tensa. La inyección de Botox relajo los músculos del ceño, alisando las lineas de su expresión.

Usos del Botox

  • Arrugas de la frente
  • Entre los ojos (ceño)
  • “Patas de gallo”
  • Surcos del cuello
  • Marcas de expresión facial

¿Cómo funciona el botox?

Las arrugas de las zonas sobre las que actúa el Botox se deben a la función de algunos músculos bajo la piel. Este medicamento tiene la particularidad de debilitar localmente el músculo sobre el que se aplica, eliminando la arruga sin quitar la expresión facial.

Existe más de un tipo de Botox (tipos A a G) y no todos los pacientes son igualmente sensibles a una misma dosis. Si el resultado después de aplicar el Botox es leve, puede deberse a una dosis insuficiente, inexperiencia del médico o que el medicamento estaba vencido. Los hombres tienen más resistencia al Botox por lo que requieren dosis mayores.

El Botox viene en frascos de 100 unidades y luego de reconstruirse con suero se inyecta con jeringas delgadas. No requiere anestesia alguna y se realiza de manera ambulatoria. Los efectos se empiezan a notar a las 24 horas y continúa mejorando en los siguientes días.

El Botox no tiene mayor efecto sobre las arrugas finas causadas por la expresión facial ni tampoco para las arrugas gruesas alrededor de la boca.

Riesgos

Parálisis temporal de un músculo: Esta complicación es la más temida y se manifiesta tradicionalmente en la caída de un párpado, lo que puede durar varias semanas. Es totalmente reversible con el tiempo.

Visión doble:
Pudiese darse esta situación si el medicamento se desplaza hacia los músculos que mueven el ojo.

Contraindicaciones:
Se recomienda no usar el Botox en pacientes que estén en uso concomitante de antibióticos aminoglicósidos, medicamentos bloqueadores del calcio, embarazo, lactancia y personas con enfermedades neurológicas del tipo Miastenia Gravis o alérgicos a la albúmina.

Después de una aplicación de Botox:

  • No debe recostarse al menos por 4 horas y debe evitar hacer ejercicios.
  • El efecto del Botox dura usualmente entre 5 y 8 meses.
  • Si el efecto del Botox inyectado es insuficiente, espere al menos unos 6 días antes de volver a recibir otra dosis.
  • La inyección puede producir equimosis (pequeños moretones); por lo tanto, no es recomendable recibir este tratamiento antes de algún evento importante.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *