Elegir el momento adecuado para disfrutar de la fruta

Una estupenda costumbre es comenzar el día tomando fruta en pieza o en zumo natural. Tampoco hay duda de que la ingesta de fruta como tentempié, a media mañana, es un hábito de lo más saludable.

Pero sí existe cierta confusión acerca de si conviene consumirlas antes o después de las comidas. Según una opinión bastante extendida es recomendable comer la fruta antes de las comidas para evitar posibles dificultades digestivas como consecuencia de la fermentación de los azúcares.

Asimismo, la fruta posee ciertas sustancias ácidas que estimulan las secreciones del estómago lo que facilitaría la digestión.

Por otro lado, consumir la fruta al comienzo de la comida, en lugar de al final, ayuda a adelgazar, pues al llenar el estómago con fruta se elimina la sensación de vacío y el apetito desciende, por lo que se come con mayor moderación.

Tomarlas al finalizar el almuerzo tiene un inconveniente añadido: llegamos sin apetito y la idea de ingerir una pieza de fruta resulta poco atractiva.

Quien se plantee el momento de la ingesta de fruta por razones de peso, debería tener en cuenta, como contrapartida a lo dicho, que comer la fruta de postre evita la ingestión de otro tipo de alimentos, especialmente dulces y generalmente mucho menos recomendables desde el punto de vista dietético.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *