Enfermedades y trastornos de los ojos: Cataratas

Una catarata es una opacificación del normalmente transparente cristalino del ojo. La palabra en latín cataracta significa “caída de agua” — imagínese tratar de ver a través de una cortina de agua o a través de una ventana escarchada o empañada. La visión nublada puede hacer más difícil leer, conducir un automóvil o ver la expresión de la cara de un amigo. Las cataratas afectan generalmente la visión lejana y causan problemas con el reflejo. Generalmente no causan dolor, visión doble en ambos ojos o lagrimeo anormal.

El tipo de catarata más frecuente se relaciona con la edad. La opacificación del cristalino es una parte normal del envejecimiento, algo así como el pelo gris o las arrugas. Casi todas las personas de 65 años o más tienen cierto grado de opacificación del cristalino. La mayoría de las cataratas se desarrollan lentamente y al principio no dificultan la visión, pero a medida que progresan, la opacificación interfiere eventualmente con la visión.

La clave para vivir con cataratas es saber cuándo ha llegado el momento de no vivir más con ellas. En las etapas tempranas, la luz más fuerte y los anteojos pueden ayudar a manejar los problemas de la visión. Pero si llega un punto en que el estilo de vida normal se ve amenazado por una visión deteriorada, podría requerir cirugía. Gracias a los enormes avances en el manejo de este trastorno, la extracción de cataratas es uno de los procedimientos quirúrgicos más seguros, eficaces y frecuentes que restablece la vista de millones de personas.

Mitos sobre las cataratas

Tal vez porque las cataratas son uno de los trastornos más frecuentes de los ojos, existen muchas ideas erróneas sobre ellas. Aquí están los hechos:

  • Una catarata no es una película que cubre el ojo. Está localizada dentro del ojo – en el cristalino.
  • No porque el ojo se vea claro significa que no tiene una catarata. La mayoría de las cataratas se detectan únicamente con instrumentos especiales.
  • Las cataratas no son causadas por cáncer.
  • Las cataratas no se pasan de un ojo al otro, aunque ambos ojos pueden estar afectados.
  • El exceso de uso de los ojos no causa cataratas.
  • No tiene que esperar a que una catarata se vuelva completamente blanca o “madure” para extirparla.

Tipos

Una catarata puede desarrollarse en uno o en ambos ojos, y puede afectar o no todo el cristalino. El cristalino está localizado inmediatamente atrás del iris y la pupila. Tiene la forma de lente de aumento —grueso en el centro y más delgado cerca de los bordes. Lo mantienen en su sitio ligamentos diminutos, que son bandas de tejido fibroso fuerte.

Cuando los ojos trabajan adecuadamente, la luz pasa a través de la córnea y la pupila al cristalino. El cristalino enfoca esta luz, produciendo imágenes claras y nítidas en la retina, la membrana sensible a la luz en la pared posterior interna del globo ocular funci como la película de una cámara. La opacificación del cristalino, o catarata, dispersa la luz y evita que una imagen claramente definida llegue a la retina. La visión se hace borrosa.

El cristalino tiene tres capas. La capa externa es una membrana delgada transparente llamada cápsula. Está rodeada por un mat blando y transparente llamado corteza. El centro más duro del cristalino es el núcleo. Si piensa en el cristalino como una fruta, la cápsula es la cáscara, la corteza es la fruta carnosa y el núcleo es el, hueso. Una catarata puede formarse en cualquier parte del cristalino.

Nuclear. La catarata nuclear es el tipo más frecuente de catarata y la que más se asocia con la edad. Ocurre en el centro del cristalino. En sus etapas tempranas, al cambiar el cristalino la forma en que enfoca la luz, puede volverse más miope o experimentar una mejoría temporal de la visión para leer. Algunas personas de hecho dejan de necesitar los anteojos. Desafortunadamente, esta llamada segunda visión desaparece al volverse el cristalino gradualmente amarillo o verdoso y empezar a enturbiar la visión. Al progresar la catarata, el cristalino puede incluso volverse café. Puede tener problemas particulares para ver con luz baja y especialmente para conducir un automóvil en la noche.

Cortical. Una catarata cortical empieza con estrías blanquecinas en forma de cuña en el borde externo de la corteza del cristalino. Al progresar lentamente las estrías se extienden al centro e interfieren con la luz que pasa a través del núcleo. Tanto la visión lejana como la visión de cerca pueden deteriorarse significativamente. Son frecuentes los problemas para enfocar y la distorsión. También puede tener problemas con reflejo y pérdida de contraste. Muchas personas con diabetes desarrollan cataratas corticales. Las cataratas corticales son el único tipo de catarata asociado a la exposición a la luz ultravioleta (UV).

Subcapsular. Una catarata subcapsular empieza como un área opaca pequeña inmediatamente por debajo de la cápsula. Generalmente se forma en la parte posterior del cristalino, exactamente en el camino de la luz en su paso a la retina. Este tipo de catarata puede ocurrir en ambos ojos pero tiende a ser más avanzada en un ojo que en el otro. Una catarata subcapsular interfiere a menudo con la visión para leer, reduce la visión en la luz brillante y deslumbra o produce halos alrededor de las luces en la noche. Usted tiene mayor probabilidad de desarrollar una catarata subcapsular si tiene diabetes, es muy corto de vista, ha tomado corticoesteroides o ha sufrido una lesión en el ojo o cirugía ocular.

Signos y síntomas

Una catarata generalmente se desarrolla lentamente y no causa dolor. Al principio la opacificación puede afectar sólo una pequeña parte del cristalino y puede no estar consciente de pérdida de visión. Sin embargo, con el tiempo, al hacerse más grande la catarata opacifica más el cristalino. Cuando llega menos luz a la retina, la visión se deteriora.

Los síntomas de una catarata incluyen:

  • Visión nebulosa, borrosa u oscura
  • Mayor dificultad de visión en la noche
  • Sensibilidad a la luz y al resplandor
  • Halos alrededor de las luces
  • Necesidad de una luz más brillante para leer y para otras actividades
  • Cambios frecuentes de prescripciones para los anteojos o lentes de contacto
  • Colores que se desvanecen o se hacen amarillentos
  • Visión doble o visión múltiple en un ojo

Si tiene una catarata, la luz del sol, los focos o los faros de los automóviles pueden parecer demasiado brillantes. El deslumbramiento y los halos alrededor de las luces pueden hacer molesto y peligroso conducir un automóvil. Puede presentar fatiga ocular o encontrar que parpadea más a menudo para aclarar la vista.

Tenga en mente que las cataratas generalmente no causan ningún cambio en la apariencia del ojo o en la producción de lágrimas. El dolor, enrojecimiento, comezón, irritación, molestia o secreción en el ojo pueden ser signos y síntomas de otros trastornos del ojo.

Una catarata no es un peligro para la salud física o del ojo a amenos que se vuelva completamente blanca, un trastorno conocido como catarata hipermadura. Esta puede causar inflamación, dolor y dolor de cabeza. Una catarata hipermadura es sumamente rara pero debe ser extraída pronto.

Causas

Al avanzar la edad los cristalinos se vuelven menos flexibles, menos traparentes y más gruesos. El cristalino está formado sobre todo de agua y fibras proteicas. Las fibras proteicas tienen una orientación precisa que hace que el cristalino sea transparente y permiten que la luz atraviese sin interferencia. Con la edad, la composición del cristalino sufre cambios y la estructura de las fibras proteicas se degrada. Algunas de las fibras empiezan a aglutinarse, opacificando pequeñas áreas del cristalino. Al continuar desarrollándose la catarata, la opacificación se vuelve más densa e involucra una parte mayor del cristalino.

Los científicos no saben por qué el cristalino cambia con la edad. Una posibilidad es daño causado por moléculas inestables conocidas como radicales libres. Fumar y la exposición a la luz UV son dos fuentes de radicales libres. El uso del cristalino a través de los años puede ser también causa de los cambios en las fibras de proteínas.

Los cambios en el cristalino relacionados con la edad no son la única causa de cataratas. Algunas personas nacen con cataratas o las desarrollan en la infancia. Estas cataratas pueden ser resultado de rubéola en la madre durante el embarazo. Pueden deberse también a un desequilibrio químico o a un problema del desarrollo. Las cataratas congénitas, como son llamadas, no siempre afectan la visión, pero si lo hacen, generalmente son extraídas poco después de su detección.

Factores de riesgo

Todos tenemos riesgo de desarrollar cataratas simplemente porque la edad es el mayor factor de riesgo y todos hacia los 65 años de edad tenemos algún grado de opacificación del cristalino, aunque puede no dificultar la visión. Las cataratas son más frecuentes en las mujeres que en los hombres, y son más frecuentes en los negros que en los blancos.
Otros factores que aumentan el riesgo de cataratas incluyen:

  • Diabetes
  • Antecedentes familiares de cataratas
  • Lesión o inflamación ocular previa
  • Previa cirugía ocular
  • Uso prolongado de corticoesteroides
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Exposición excesiva a la luz del sol
  • Exposición a niveles elevados de radiación, como tratamiento para el cáncer
  • Fumar

Escrutinio y diagnóstico

La única forma de estar seguro de que tiene una catarata es un examen del ojo que incluya una prueba de agudeza visual, un examen con lámpara de hendidura y un examen de la retina (oftalmoscopía). El oftalmólogo dilata la pupila para examinar el cristalino en busca de signos de catarata y si es necesario, determina qué tan densa es la opacificación. También busca glaucoma y si tiene visión borrosa o molestias, otros problemas de la retina y del nervio óptico. Si tiene una catarata, puede discutir las opciones de tratamiento con el médico. Si además de tener una catarata tiene glaucoma grave o tiene otros trastornos serios del ojo, extirpar la catarata puede no mejorar la visión.




Califica este Artículo:
5 / 5 (1 votos)






Un comentario en Enfermedades y trastornos de los ojos: Cataratas

  1. Isabel Dice:

    hace 15 dias, extirparon catarata, y ahora tengo vision distorsionada. El oculista me ha dicho que tengo un hematoma en la retina, y me ha empezado un tratamiento que consiste en una inyección en el ojo, una cada mes. Ya me puso la primera, pero veo igual de mal. Recuperaré la vision correcta?, tarda en hacer efecto?, necesitaré mas inyecciones?. Muchas gracias por su respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *