Hay que estar relajado antes de empezar a comer y durante la comida

Los nervios localizados en el estómago ocasionan diversos efectos nocivos en nuestro organismo. En situaciones de estrés, en el estómago se crea una hipersecreción ácida, una disfunción, por exceso o insuficiencia de la secreción biliar y de insulina, que genera a su vez acidez, espasmos, sudores fríos y dolores, además de cansancio, angustia y falta de concentración.

El píloro es un músculo circular que está situado a la salida del estómago y actúa como un aduanero, pues es el que arbitra el paso de los alimentos hacia el intestino y el que garantiza una buena flora intestinal y la continuación de la digestión, protegiéndola de espasmos y dolores, fermentación y trastornos de la digestión, hinchazones del vientre y estreñimientos.

El píloro se abre cuando el bolo alimenticio es amasado y tratado en el estómago. Más o menos una hora y media después de la ingestión, deja pasar el bolo alimenticio, vigilando su cantidad y consisten­cia. Además de ser muy sensible a los excitantes, como el té, el café, el alcohol y el tabaco, el píloro también  se ve afectada su función aduanera por el nerviosismo y las emociones. Cuando se bloquea el píloro, sobrevienen los vómitos.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *