La búsqueda de sueños de nuestros hijos adolescentes

No necesariamente alguien a los diecisiete o dieciocho años tiene la obligación de tener claridad en cuáles son sus sueños y en qué carrera puede desarrollar todos sus talentos. El tema es la calma, el esfuerzo, el desarrollo de la voluntad; es la búsqueda interna y no externa. No es una búsqueda a través de tests, que si bien pueden ser una ayuda, no son toda la respuesta que ellos necesitan. Es vital mucha conversación con los padres; tener también claro cuáles son los medios con los que mis padres cuentan, con el fin de yo pueda hacerlos rendir de la mejor manera posible y no pedir o buscar cosas que en ese momento puedan ser inalcanzables.

A lo único que un adolescente entre quince y dieciocho años no puede renunciar nunca es a los sueños y al cumplimiento de éstos a lo largo de su vida. Yo siempre utilizo como ejemplo al humorista Coco Legrand, gran amigo mío, a quien le tengo mucho cariño, que no pudo estudiar ni hacer lo que él quería cuando salió del colegio. Su madre se lo prohibió. Él estudió Diseño Gráfico, y después de tener el título pudo dedicarse a lo que él de verdad soñaba. Y hoy todo su desarrollo profesional y universitario le sirve como metodología, como sistema de orientación, incluso para hacer las propias escenografías y mirar sus espectáculos de una manera muy distinta.

Otro caso es el del Padre Alberto Hurtado, un santo chileno, que empezó a desarrollar recién su sueño alrededor de los 40 años, después de que dejó educada a toda su familia, a todos sus hermanos. Él tuvo que estudiar Leyes para poder, después de la quiebra del fundo de su padre, defender y proteger a su madre y a sus hijos. Tras terminar esa misión, pudo cumplir los sueños que tenía. Y así hay muchos ejemplos. Muchos adolescentes me dicen: “Mis papás no quieren que yo estudie esto”. Entonces yo les señalo: “Bueno, no importa, estudia o fórmate de acuerdo con lo que tus papás piensan que es mejor para ti y después, cuando tú ya tengas ingresos, tienes la obligación y el absoluto derecho de poder encauzar tu vida hacia los sueños que tú siempre quisiste”. Cuando uno trabaja en el cumplimiento de los sueños, a la larga siempre en la vida se tiene éxito si eso se asocia al esfuerzo, al trabajo y a la constancia.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *