La Condroitina

Uno de cada siete norteamericanos padecerá artrosis, también conocida como la artritis de desgaste, que es fruto del deterioro del cartílago, la capa protectora que amortigua los huesos. Cuando el cartílago se desgasta, los huesos se rozan los unos con los otros y ello puede resultar tan molesto como suena. Entre los síntomas comunes de la artritis hallamos el entumecimiento, la hinchazón y dolor en las articulaciones, especialmente en las caderas y las rodillas. Si padeces dolor artrítico, seguramente el doctor te recomendará uno de los distintos fármacos antiinflamatorios no esteroideos (NSAID) que ayudan a prevenir el dolor pero que poca cosa hacen para curar la afección subyacente que causa el problema: la pérdida de cartílago. Hasta no hace mucho, había la idea generalizada que era imposible hacer crecer de nuevo cartílago, pero existe una evidencia apremiante de que el cartílago se puede regenerar. Pero lo más impresionante es el hecho de que el «remedio» para la artritis no es una medicina costosa y de alta tecnología inventada por la industria farmacéutica, sino una combinación de tres suplementos económicos que se venden en tiendas de productos naturales: condroitina, glucosamina y pregnenolona.

La condroitina, que se encuentra en concentraciones elevadas en el cartílago que rodea las articulaciones de los animales, baña de líquido las células de la articulación; este líquido lubrifica y el hueso puede deslizarse suavemente en cada movimiento. Asimismo, la condroitina junto con la glucosamina actúa reaprovisionando el colágeno y otros componentes que formarán el andamiaje del cartílago.

Varios estudios clínicos realizados fuera de Estados Unidos han demostrado claramente que al suministrar sulfatos de condroitina a los pacientes artríticos, no sólo sentían cierto alivio del dolor y el aumento de la movilidad sino que observaban efectos positivos mucho después de dejar de tomar la condroitina. Esto es una evidencia clara que el tratamiento no sólo reducía el dolor sino que ayudaba a recuperar el cartílago perdido.

Otros suplementos de «Los últimos suplementos» también pueden contribuir a reducir la inflamación y el dolor típicos de la artritis, y se pueden utilizar con la glucosamina, la condroitina y la pregnenolona.
Si te estás tomando NSAID para controlar el dolor, te recomiendo que pruebes estos remedios naturales. A diferencia del NSAID, no provocan malestar estomacal ni otros efectos secundarios desagradables.

Propiedades posibles

  • Alivia el dolor artrítico.
  • Regenera el cartílago.

Dosis aconsejada

Toma dos comprimidos o 600 mg dos veces al día.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *