La presión arterial en hipertensos

El corazón bombea la sangre a chorros. Con cada latido, el corazón se contrae (es la fase denominada sístole), para expulsar la sangre hasta el sistema arterial. Esta presión, de alrededor de 120 mm Hg en una persona sana, se conoce con el nombre de presión sistólica o máxima. Después el corazón se relaja, en la denominada fase de diástole, y se llena con la sangre recién oxigenada. Un ciclo cardíaco completo consta de una fase de sístole y otra de diástole.

La composición elástica de las arterias impide que la presión arterial disminuya hasta cero y que el flujo sanguíneo se paralice entre los latidos del corazón. En virtud de su composición elástica, las paredes de las arterias se distienden cada vez que el corazón late (sístole) y bombea sangre hasta su interior, y se contraen cuando el corazón se relaja durante la diástole. Esto garantiza un flujo constante de sangre por todo el sistema circulatorio en cada fase de la acción del corazón y mantiene la presión durante la diástole en torno a los 80 mm de mercurio.

La sensación de fuerza que usted percibe cuando se toma el pulso se debe a la diferencia entre la presión sistólica y la diastólica y normalmente es de alrededor de 40 mm de mercurio.

La presión arterial se mide por medio de un esfigmomanómetro de mercurio (o un esfigmomanómetro aneroide), cuya versión original fue inventada por el físico italiano RivaRocci en 1896. Actualmente existen muchas versiones modernas muy sofisticadas, pero todos los aparatos para medir la presión se basan en el principio deducido por este físico. Sus componentes esenciales son una columna de mercurio en un tubo graduado, vertical, marcado en milímetros, equilibrado mediante el aire presente en el interior de un manguito hinchable que se sujeta alrededor del brazo.

El manguito se sujeta alrededor del tercio superior del brazo, por encima del codo. El diafragma del estetoscopio (el instrumento que le sirve al médico para auscultar) se aplica sobre la arteria braquial delante de la articulación del codo con el brazo totalmente extendido. Se insufla aire en el manguito hasta que desaparece el latido arterial. Después se deshincha el manguito lentamente, y el momento en el cual aparece el denominado primer ruido corresponde a la presión arterial sistólica o máxima, cuyo valor se lee en el tubo de mercurio calibrado. Cuando el latido cambia de tono o bien desaparece, se lee la presión arterial diastólica o mínima.

Es muy importante evitar el consumo de alcohol, café o tabaco y no realizar ejercicio en la hora previa a la toma de la presión arterial. También es preferible haber orinado. La medición de la presión arterial se lleva a cabo de preferencia con el paciente sentado o acostado, en un ambiente sin ruidos y con una temperatura agradable.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *