Las bebidas de fantasía tienen un efecto desmineralizante y pueden provocar alergias

En las dietas sanas las bebidas no suelen tener buena acogida. La razón es que aportan una gran cantidad de energía vacía, en forma de calorías, pero por lo general carecen de nutrientes útiles para el organismo.

Además incorporan muchos aditivos sin valor nutritivo, como edulcorantes, potenciadores de sabor, colorantes y conservantes, que pueden provocar alergias. Y quitan la sed, con lo cual cumplen bien su función, pero a costa de la ingesta de agua pura, que es mucho más beneficiosa.

Un exceso de bebidas de fantasía, por otra parte, puede provocar problemas de peso. Para los niños están especialmente contraindicados: los que toman muchas de estas bebidas suelen presentar mayores índices de caries y tener menos apetito, lo que se traduce en pérdida de peso y malnutrición.

Las bebidas carbónicas sin minerales, además, contienen carbono, que se adhiere al cuerpo de los propios minerales provocando un efecto desmineralizante.

Las bebidas pensadas para quienes realizan ejercicio físico son de dos tipos: las isotónicas, cuya función es reponer los fluidos corporales y las sales minerales perdidas con la transpiración; y las bebidas con hidratos de carbono, que proporcionan energía. Las segundas contienen demasiada glucosa o dextrosa, que no ayuda a mantener unos niveles de azúcar en sangre estables.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *