Los Armazones de los lentes

Cuando está buscando anteojos nuevos puede estar tentado de empecezar con los armazones que se exhiben. Si quiere ahorrar tiempo, empiece con la prescripción. Algunos tipos de lentes no funcionan con ciertos armazones. Por ejemplo, si la prescripción es de lentes gruesos, un armazón delgado de alambre puede no soportarlos. Un armazón con huecos grandes para los lentes puede hacer que los anteojos resulten demasiado pesados. Un óptico hábil puede decirle, de acuerdo a la prescripción, qué clase de armazón funciona para usted, haciendo más fácil la búsqueda.

Tamaño

El tamaño de los armazones puede ser importante para visión así como para el aspecto. Algunos médicos de ojos piensan que el armazón debe cubrir 20 por ciento a 30 por ciento de la cara, siguiendo la parte superior del armazón la linea de las cejas. Si el armazón es demasiado grande, los lentes pueden recoger demasiado brillo de las luces superiores y deformar la visión. Si el armazón es demasiado pequeño, el campo de visión puede estar más limitado de lo que quisiera.

Si necesita lentes potentes — y por tanto gruesos — intente armazones más pequeños. Reducen el peso de los anteojos y pueden eliminar la distorsión creada cuando los lentes se extienden más allá del campo de visión.

Materiales

Los armazones vienen en diferentes grados  — o niveles de calidad  — de metal o plástico. Generalmente recibe lo que paga. Si compra el armazón más barato de metal o plástico, probablemente obtenga un material de menor calidad. Los armazones delgados de metal generalmente son más ligeros y de mejor estilo. Pero los armazones de plástico son generalmente más durables y soportan mejor los lentes gruesos.

Los marcos de metal son más baratos y están hechos con una combinación de metales que incluyen níquel. Pueden tener una cubierta de color que puede desprenderse en unos meses. Algunos de los armazones más baratos de metal se corroen con el contacto con el sudor y los aceites corporales salados. Esta corrosión puede dañar el armazón e irritar y producir cambios en el color de la piel.

Los armazones más costosos hechos de titanio y carbono-grafito son especialmente durables. El Flexon, una aleación hecha de titanio, tiene “memoria de forma”. Puede doblarlos y torcerlos, y vuelven a adoptar su forma. Los armazones más costosos generalmente reciben varias capas de color. Si vive en un clima cálido o tiene un trabajo en el que suda mucho, puede optar por los armazones de metal de alta calidad o de plástico que no se corroen.

Los armazones de plástico tienen distintas calidades. El plástico de propionato se utiliza en los armazones más baratos. No tiene una amplia gama de colores y estos colores se desvanecen con el tiempo. El plástico Zyl tiene más estilo y color pero puede ser quebradizo. Kevlar, la misma fibra plástica fuerte utilizada para cascos militares, es durable. Los nuevos armazones hechos de una resina llamada Optyl pueden torcerse alrededor del dedo y vuelven luego a adoptar su forma.

Adaptación

Si sus anteojos se adaptan correctamente, se sienten cómodos y seguros, y no frotan por detrás de los oídos ni irritan el puente de la nariz. Si los armazones le molestan, pueden ajustarse en las bisagras, el puente o los brazos laterales que descansan en los oídos. Puede cambiar también la inclinación de los anteojos o ajustarlos más cerca de la cara.

La nariz soporta aproximadamente 90 por ciento del peso de los anteojos. Por lo tanto, el puente del armazón es un factor importante para determinar la comodidad. El puente de silla de montar es una buena opción para anteojos más pesados. Es una sola pieza de plástico moldeada en el armazón que descansa encima y a los lados de la nariz como una silla de montar, distribuyendo uniformemente el peso de los anteojos. Los puentes más comunes tienen cojinetes ajustables a cada lado de la nariz. Son flexibles y fáciles de ajustar y el material de silicón blando evita que se deslicen hacia abajo de la nariz.

Para la gente activa, como los niños, los brazos laterales deben adaptarse fuertemente alrededor de los oídos y no ser tan gruesos que bloqueen la visión. A diferencia de las bisagras convencionales que se abren y cierran a una distancia establecida, las bisagras flexibles pueden mantener los anteojos ajustados a la cabeza pero permiten que los brazos se abran más para que los anteojos se puedan poner y quitar fácilmente.

Después que compra anteojos nuevos, los ojos y la cara pueden necesitar un corto periodo de ajuste. Esto puede llevar unos días o incluso una semana. Durante este tiempo puede sentir un poco de molestia en los ojos, pero no debe ser insoportable o persistente. Si es tan doloroso que no puede usar los anteojos, o si el dolor dura más de una semana, hable con el óptico. Un ajuste al armazón probablemente ayude. Si el dolor persiste todavía, pida al médico de los ojos que verifique los anteojos para asegurarse que la prescripción es correcta. Independientemente, es una buena idea verificarla adaptación de los anteojos cada año aproximadamente. Sin importar qué tan bien fabricados están los anteojos, o lo cuidadoso que es con ellos, se pueden desajustar fácilmente.




Califica este Artículo:
5 / 5 (2 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *