Mujer de 60 con hipertensión agravada por duelo

Antes que nada agradezco de antemano a quien sea tan amable de leer mi pregunta. Me encuentro muy angustiada por la salud de mi madre. Es una mujer de 60 años de edad, diagnosticada hipertensa desde hace aproximadamente 10 o 12 años. Mi madre siempre estuvo controlada de su hipertensión, en una ocasión tuvo episodios de tensión alta (160/90) que se controló aumentando la dosis de su medicamento a dos dosis.

No tiene sobrepeso y su alimentación no es grasosa ni salada, aunque si es de porciones limitadas. (Micardis 80mg y Amlibon 10mg) Sin embargo, lleva ya cerca de mes y medio sin poder controlar su hipertensión y esta se ha agravado llegando a presentar valores de hasta 180/90.

Sucede que este descontrol inició con la enfermedad de mi abuela materna que estuvo en cama por cáncer hepático y falleció. Se cumple apenas un mes de ese fallecimiento y mi madre no ha podido controlar su hipertensión. Además ha tenido problemas de contractura muscular en el cuello tan intensa que ha tenido que faltar al trabajo dos días y quedarse en cama.

Mi madre tiene una enfermedad osea hereditaria (raquitismo resistente a vitamina D) por lo que toma gran cantidad de medicamentos y suplementos:

  • Carbonato de calcio
  • KPhos (Fosfato de potasio y sodio)
  • Calcitriol
  • VD4 (vitamina D)

Y para el dolor óseo

  • Caridoxen (carisoprodol y naproxeno)
  • Clonazepam 2mg

Todos los medicamentos anteriores fueron prescritos por un médico endocrinólogo en el seguro social.

Añadidos a estos están los medicamentos de la presión: Micardis (telmisartán) y Amlibon (amlodipino) por las mañanas recetados por el internista al diagnosticar la hipertensión por primera vez.

Al principio de este último descontrol de su presión mi madre consultó al médico internista que le controló la presión desde un inicio. El le dijo que su hipertensión respondía al desajuste emocional que estaba viviendo y al estrés y modificó su esquema de medicamentos, cambiando el Amlibon por Difepar esta vez durante la noche. Sin embargo mi madre dijo no sentir mejoría alguna sino por el contrario decía sentirse peor por lo que un par de semanas después acudió a un cardiólogo.

El cardiólogo le practicó un electrocardiograma y revisó los estudios sanguíneos recientes realizados por el seguro social. Los estudios son normales y sin niveles altos de colesterol. El electrocardiograma también es normal. De modo que el cardiólogo confirma el diagnóstico de hipertensión por estrés pero modifica nuevamente los medicamentos.

Le da un tratamiento de 10 días consistente en Micardis 80 por la mañana y Adalat Oros 30mg por la noche, aunado al clonazepam que ya tenía preescrito por el endocrinólogo a la noche en una tableta de 2mg y agregando durante el día 5 gotas también de clonazepam. Pasaron los 10 días del tratamiento y la presión de mi madre seguía subiendo a niveles de 170/90. De nuevo visitó al cardiólogo, quien practico otro electrocardiograma que fue igualmente normal. Ahora el cardiólogo le indicó que volviera a su medicamento anterior (Micardis y Amlibon) sin dejar las gotas de clonazepam.

Al principio pareció controlarse, especialmente tomando dos dosis de sus medicamentos, una por la mañana y la otra en la noche. Pero apenas intentaba con una sola dosis, su presión se elevaba, siempre durante las tardes.

Ahora también por cuestión de estrés sufrió una contractura tremendamente dolorosa en el cuello y base del cráneo, una que limita aún más su ya rígido movimiento. El traumatólogo la ha visitado ya 4 veces y le ha indicado reposo, aumentando la dosis de caridoxen (naproxeno y carisoprodol) y de clonazepam para tomarlos ya no solo en la noche sino también durante la mañana. Agregó además 2 pastillas de prodolina 2mg(metamizol sódico) cada 6 horas.

Cuando despierta su presión parce estar bien, pero siempre al final del día termina elevándose hasta tomar la segunda dosis de la medicina. La contractura muscular ha mejorado pero no se ha ido del todo, sigue sintiendo dolor de un lado del cuello. Además ya hasta le es difícil comer bien debido a que se siente llena del estómago por tanta agua que toma con los medicamentos (los suplementos de fósforo, calcio, vitamina d, los de la presión y los de la contractura)

Estoy desesperada por que en el transcurso de 2 meses desde que lo de mi abuela empezó y terminó, ella no sólo ha perdido control de su presión y la contractura muscular no hace sino alterarla más al parecer. Tanto el traumatólogo, como el médico familiar, como el internista, como el cardiólogo todos dicen que estrés, que todo está desencadenado por el duelo que ella está viviendo (o tal vez mal viviendo) pero con tanto medicamento y sin ningún resultado no sé hacia donde mirar.

Disculpen semejante tésis pero mi madre como ven es todo un caso. Cualquier opinión que pudiera ser de ayuda por favor, será infinitamente agradecida.

Otros Antecedentes:

  • Paciente de 60 años de edad.
  • Padece Raquitismo Oseofosfatémico resistente a vitamina D congénito. Su motricidad es limitada por lo que no le es posible hacer actividad física intensa o ejercitarse.
  • No fuma, no bebe, no tiene sobrepeso.
  • Su alimentación no es alta en sodio ni en grasas.

Sexo:

  • Femenino.

Edad:

  • 60 años.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Un comentario en Mujer de 60 con hipertensión agravada por duelo

  1. Alegra Dice:

    Hola quiero saber que sucede su se toma prodolina de 500 y clonazepam media ? pastilla. Si alguien sabe indiqueme por favor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *