Párasitos y Antiparásitarios: una batalla sin tregua

Una de las más importantes causas mundiales de morbilidad está dada por las infecciones por parásitos (protozoarios y helmintos). Afectan a alrededor de la mitad de la población mundial (¡más de tres mil millones de personas!), muy especialmente la helmintiasis, la cual se ha llegado a reportar una prevalencia que alcanza al menos la cuarta parte de la población mundial. Se pone de manifiesto, entonces, que estas enfermedades son verdaderos problemas de salud pública, especialmente en los países subdesarrollados, en los que es frecuente el desarrollo de patrones endémicos, que se asocian no sólo a morbilidad importante,  sino también a un considerable costo económico.

Parasitismo: tipo de simbiosis caracterizada por una relación íntima y obligada entre dos organismos. El término parásito se utiliza para protozoos, helmintos y artrópodos.

Fármacoterapia

De manera análoga a la terapia antibacteriana, la farmacoterapia intenta afectar al agente causal sin causar daño al huésped, contemplándose los siguientes blancos:

  1. Funciones propias del parásito, que no se presentan en el huésped.
  2. Funciones comunes al parásito y al huésped, pero que son indispensables sólo para la supervivencia del primero.
  3. Funciones comunes al parásito y al huésped, necesarias a ambos, pero diferenciables desde el punto de vista farmacológico.

Cuadro resumen de farmacoterapia y blancos farmacológicos:

Podemos realizar una revisión de cada una de las enfermedades parasitarias y sus alternativas terapéuticas en las siguientes exposiciones: enfermedades protozoarias, enfermedades helminticas, enfermedades por nematodos y enfermedades por Artropodos.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *