Presión craneal dolor pitido oído, pequeño mareo sensación perdida conocimiento

Después de recibir alrededor de 10 años medicación contra la ansiedad, depresión… administrándome la marca comercial casbol y su actual genérica paroxetina, durante un corto transcurso cambie, siempre con prescripción médica, a bastac, a raíz denoté presión craneal generalizada, pequeños mareos con sensación de pérdida de conocimiento, pues notaba, cuando recobraba el conocimiento en ese segundo o mili segundos.

En esa corta sensación perdida y flacidez muscular en las piernas, junto a su intención de caída, cosa que de momento por completo a suelo no a llegado a suceder. No sé si por el mismo tema, pero si en la misma temporada, comienzo a padecer, presión craneal localizada en la parte izquierda, cierta presión con dolor de moderado a intenso, parece como si se corriese también al oído izquierdo, pues durante en el transcurso corto de la sintomatología, permanece la presión craneal, de menos a más, y de más a menos, perdiendo la audición en el oído junto a un fuerte pitido que va de más a menos intensidad.

Decir que no me medico ya de lo anterior dicho, desde hace 4 o cinco años, lo que si denoté en ciertos periodos de cambio en la dosis medicamentosa, que era mínima, de medio a un comprimido, los episodios de ambos sucesos aumentaban, de aquí mi preocupación, pues las crisis en el oído si me viene sucediendo desde entonces pero no la de los pequeños mareo que fue disminuyendo en numero hasta el momento, que me ha sucedido tres o cuatro veces en pocas horas. Os agradecería respuesta al hecho comentado, pues si fuera necesario pediría hora con mi médico de cabecera.

Otros Antecedentes:

  • No fumo, no bebo alcohol, mantengo dieta equilibrada, practico atletismo desde los 13 años en su día de “casi alta competición”, 400 lisos, medio fondo, ejemplo de una de mis marcas sería 1 kilómetro en 2 minutos 43 segundos, incido en el echo por posibles secuelas, cardíacas u otras que hoy día conservo, como antiguas lesiones de hace 15 años atrás que actualmente se resienten, dolores articulares por periodos cortos de 4 o tres meses de inactividad debidas a causas de la actividad física, u ajena a esta, o incluso 3 o dos años por causas laborales, médicas.
  • Mi enfermedad crónica desde la infancia es el asma por alergia a los ácaros, polen, plantas, con perros, con los que convivo hoy y he acabado acostumbrándome pues en un cierto periodo largo observe que no presentaba síntoma alguno, tras estar junto a ellos en muchas ocasiones incluso permaneciendo en contacto, para el asma me medico con polvos inhalados, que utilizo antes de ir a correr, cuyo empeoramiento a la enfermedad es palpable después, de no realizar ejercicio y no suministrarme el simbicor forte, tras un periodo prolongado de dos a tres semanas.
  • Las crisis asmáticas que pueda tener son siempre a raíz de posibles refriados, tuve un par con hospitalización ara cosa de tres años, pero que he eliminado con la in gesta diaria de zumo de naranja, sin tener desde entonces un resfriado, que alcance más allá de una pequeña anécdota de dos o tres días de malestar moderado.
  • Abuelo diabético, con muerte de parada cardiaca. Madre operada de cancer mamario, hace diez años sin posterior resurgimiento. Abuelo con glaucoma.

Sexo:

  • Masculino.

Edad:

  • 35 años.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *