Principales tipos de implantes mamarios

La cirugía de aumento mamario con implante o “Mamoplastía de Aumento” es una de las operaciones más frecuentes dentro de la estética corporal. En Estados Unidos, país pionero en este tema, más de un millón de mujeres se han operado exitosamente. Hoy en día existen muchas opciones para la mujer que se decide por una operación de aumento mamario. Mientras más informada esté acerca del procedimiento y de las opciones que puede tomar, la decisión será más acertada.

Tipos de implantes mamarios

Existe una gran variedad de implantes mamarios con variados perfiles, tamaños y texturas. El tipo de implante a utilizar lo determinará el cirujano de acuerdo a la fisonomía de la paciente y del resultado que ella quiere obtener. El relleno del implante puede ser de:

Suero fisiológico: Sustancia líquida de agua y sal, similar a aquella que constituye hasta un 70% de los fluidos del cuerpo humano. Esto permite que en caso de romperse el implante y perder suero, éste puede ser reabsorbido por el cuerpo. A pesar de que los implantes rellenos con suero fisiológico dan una sensación menos natural, fueron preferidos por muchas mujeres y cirujanos durante algunos años. Su problema más importante es que pueden ser colonizados por gérmenes y perder volumen y turgencia. Se han descrito también algunos casos en que las prótesis se han arrugado u ondulado. En Chile casi no se utilizan estos implantes.

Gel de silicona biocompatible: Sustancia Inocua de diferentes grados de cohesividad (que no se derrama) que proporciona un mejor resultado que el relleno con suero salino. En Sudamérica y Europa los implantes de silicona son preferidos por su semejanza a una glándula mamaria, tanto por su forma, como por la sensación que dan al tacto. Actualmente también se utilizan en U.S.A.

La envoltura del implante puede ser de elastómero de silicona de superficie lisa, texturizada o recubierta de poliuretano. Tradicionalmente se ha utilizado una superficie lisa al tacto, pero hoy los más usados poseen algún tipo de textura. La aceptación del cuerpo a los implantes dependerá en parte de la “biocompatibilidad” del material, pues mientras más biocompatible sea el implante, la aceptación será mejor. Actualmente uno de los compuestos más biocompatibles es la silicona, cuya seguridad ha sido investigada por numerosas instituciones internacionales. Su uso se extiende a otros implantes médicos, tales como marcapasos cardíacos y reemplazos articulares, así como también en productos de consumo habitual, como antiácidos y preservativos.

No se sabe si los implantes mamarios duran para siempre, pero hay pacientes que se realizaron implantes mamarios hace unos 25 años y no han presentado problema alguno.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *