Propiedades de las naranjas, mandarinas, pomelos, limones

Todas ellas son frutas muy recomendables por su alto contenido en Vitamina C, tan importante para nuestras defensas, así como para el mantenimiento de los huesos, de los dientes o de los capilares. Un buen vaso diario de jugo de naranja con un poco de limón o pomelo nos ayudara a defendernos contra el resfriado y evitará que nuestras heridas se infecten.

Su riqueza en azúcares, especialmente en fructosa, los hace fácilmente asimilables por el organismo, por lo que pueden ser comidos por los diabéticos. Además de estas propiedades, todos ellos constituyen los mejores antioxidantes por lo que, comiendo estos frutos, depuraremos agradablemente nuestro organismo. Al favorecer la absorción del hierro, se convierten en estupendas ayudas para impedirla aparición de la anemia. No debemos olvidar, sin embargo, que la vitamina C se oxida rápidamente en contacto con el aire, por lo que deberíamos beber sus jugos recién exprimidos o pelarlos en el momento que queramos comérnoslos.

Las naranjas parecen proceden probablemente de las zonas asiáticas de la India, Birmania y Malasia, desde donde fueron llevadas al norte de África y, desde aquí, fueron introducidas a Europa durante la Edad Media. No llegaron al nuevo mundo hasta después del descubrimiento por los colonizadores españoles. Las naranjas amargas no se comen directamente sino que se utilizan para confeccionar mermeladas y constituyen el aromatizante del licor curazao.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *