Propiedades de los frutos de invierno

Aunque con las modernas técnicas de fruticultura podamos disponer de frutos a lo largo de todo el año, es conveniente comer los propios de la temporada. En primer lugar, estos suelen ser más baratos que aquellos que proceden de cultivos muy especializados.

En segundo lugar, si comemos los frutos bien maduros de la estación, tendremos un aporte de vitaminas y minerales mayores que si compramos aquellos que han sido guardados verdes en las cámaras frigoríficas y han tenido una maduración artificial, por lo que sus características alimenticias son inferiores. Prefiera los cosechados en su punto por el mejor sabor y el agradable olor.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *