Propiedades terapéuticas de la Salvia officinalis

Existen 2 especies diferentes de salvias cuyo aceite esencial se utiliza en aromaterapia. Estas son la salvia officinalis y la salvia sclarea.

El aceite esencial de Salvia oficinalis es de color ambarino y posee un aroma intenso y agradable,  sabor picante, ardiente y amargo. Se obtiene de las suimidades floridas destiladas al vapor de agua sin presión.

Originaria de la cuenca mediterránea, su nombre proviene del latín “salvere” que significa: salvar. Esta planta ha sido históricamente considerada como sagrada. Los chinos creían que remediaba la esterilidad. Fue venerada por los persas, los hindúes y los celtas. Los druidas también la utilizaban contra todo tipo de enfermedades. Era la “hierba sagrada” de los griegos. Los romanos la consideraron capaz de curar cualquier mal, estimándola milagrosa y únicamente las vírgenes podían recogerla. Durante la Edad Media fue ingrediente de muchos tónicos nerviosos y se la utilizó para limpiar las encías y conservar los dientes blancos. Finalmente fueron los benedictinos quienes difundieron su utilización en los jardines.

Propiedades terapéuticas

Este aceite esencial ayuda a las personas a liberarse de las malos momentos vividos, que muchas veces les impide aplicar lo aprendido de los errores pasados en los hechos del presente.

Es especial para los que no escuchan  la sabiduría interior y cometen los errores una y otra vez, volviéndose inevitablemente  negativos. Sienten, debido a sus equivocaciones, que las cosas carecen de un lado positivo y que el futuro no puede mejorar. Se sienten  incapaces de buscar dentro de sí, de desarrollar su visión interior o de hacer cualquier tipo de autoanálisis.

El aroma de Salvia utilizado en el aromatizador o en masajes, promueve la reflexión, la introspección.

Nos ayuda a adquirir la sabiduría que trae la convicción de que todo lo que necesitamos saber esta dentro de nosotros y que sólo debemos ver nuestros errores como una oportunidad para aprender y  crecer. Regenera las energías y eleva tanto la mente como el espiritu. Al inspirar su aroma, nos da la sensación de estar bien centrados.

El aceite esencial de salvia officinalis induce tanto a la relajación como  a la  alegría  pudiendo llevar a cierto grado de euforia. A nivel afectivo, trabaja creando un puente entre la emoción y la inspiración.

Dispersa poderosamente sentimientos superficiales y máscaras emocionales.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *