Próstata aumentada de volumen

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que se localiza justo debajo de la vejiga y existe sólo en hombres. Produce la mayoría de los líquidos del semen. La testosterona, hormona sexual masculina, hace que la próstata aumente de tamaño lentamente con el envejecimiento. A medida que se agranda la próstata, puede ir restringiendo el flujo de orina por la uretra (el conducto por el que sale la orina de la vejiga), lo cual hace que el acto de orinar sea lento o difícil.

Los síntomas pueden ser leves y generar dificultades mínimas al orinar o pueden ser muy dolorosos si se presenta el bloqueo completo. Otros problemas usuales son orinar con frecuencia durante la noche, goteo después de orinar o necesidad de orinar dos veces sucesivas en menos de 10 a 15 minutos. El agrandamiento de la próstata puede iniciarse cuando el hombre se acerca a los 50 años de edad. Cuatro de cada cinco hombres experimentan crecimiento prostático a los 80 años. En 25 a 30 por ciento, se requiere algún procedimiento prostático para corregir síntomas en algún momento de su vida.

Atención médica

El médico hará preguntas detalladas acerca de los síntomas y puede solicitar pruebas de orina y sangre. Además, con un dedo enguantado y lubricado, examinará la próstata en busca de agrandamiento y protuberancias. Este procedimiento, llamado “palpación digital rectal”, produce solamente un leve malestar. El tratamiento inicial de la próstata agrandada puede consistir en emplear medicamentos que reduzcan su tamaño o mejoren el flujo de orina al relajar los tejidos circundantes al área de la próstata. Si los medicamentos no mejoran los síntomas, puede estar indicada la cirugía para reducir el tamaño de próstata o extirparla por completo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *