Que es la arteriosclerosis

La arteriosclerosis se caracteriza por la pérdida de la elasticidad y el engrosamiento de las paredes arteriales, fenómenos que provocan síntomas derivados de la mala circulación sanguínea. En mayor o menor medida puede afectar a personas de todas las edades, pero no causa trastornos mientras no alcanza la fase avanzada. Cuando la arteriosclerosis afecta al cerebro, el paciente acusa inestabilidad postural, mareos, pérdida de la memoria, cambio de carácter e incluso accidentes vasculares cerebrales (por falta de irrigación o por hemorragia). La arteriosclerosis coronaria se manifiesta en formas de arritmias, insuficiencia cardíaca, angina de pecho e infarto.

El sistema nervioso es un factor que aumenta el riesgo de padecer esta grave enfermedad, ya que somete al organismo a descargas de adrenalina y de otras hormonas que, si se producen con regularidad, pueden alterar la pared arterial y favorecer el desarrollo de las placas de ateroma.

El tabaco, la hipertensión arterial y la vida sedentaria son tres factores que más contribuyen al desarrollo de la arteriosclerosis. Como consecuencia de esto, no es conveniente fumar, ni llevar una vida sedentaria y evitar alimentos altos en grasas animales o hidratos de carbono. Una de las formas de prevenir la arteriosclerosis, y en general todas las enfermedades cardiovasculares, es llevar una vida sana, al aire libre, practicar ejercicio físico moderado y evitar la obesidad y la tensión nerviosa.




Califica este Artículo:
1 / 5 (1 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *