Sirope o jarabe de arce

El verdadero jarabe de arce proviene de Canadá y del norte de los Estados Unidos, especialmente de Nueva Inglaterra. La mayoría de los arces pueden ser utilizados para extraerles la savia y fabricar el jarabe, pero el arce de azúcar (Acer saccharum) y el arce negro (Acer nigrum) son los más adecuados; los profesionales prefieren el arce negro al arce de azúcar.

Debido a su importancia económica, el arce es un emblema de Canadá, y su hoja está representada en la bandera canadiense. El sirope de savia es un saludable endulzante que, además de un alimento nutritivo, constituye una sana alternativa al uso de azúcar blanco refinado.

Desde tiempos inmemoriales, dos culturas indígenas, diferentes y lejanas, una establecida como ya indicamos, en los bosques canadienses y otra en el trópico, han desarrollado la técnica de extraer la savia del arce y de la palmera, respectivamente.

Las granjas de producción de jarabe de arce se denominan sugarbushes. La provincia de Québec, en Canadá, es el mayor productor de jarabe de arce en todo el planeta. El proceso es parte de la cultura, y los ciudadanos suelen ir a cabanes à sucre a comienzos de la primavera, donde se sirven espléndidas comidas con jarabe de arce como acompañamiento. . En Québec Tire sur la neige  es un plato de esta temporada; se vuelca el espeso jarabe caliente sobre la nieve y luego se consume rápidamente con ayuda de una varilla, ya que se enfría en muy poco tiempo.

Las producciones tempranas son las de mayor calidad. El clima despejado es el mejor para producir el jarabe; los días con temperaturas sobre cero y las noches con temperaturas bajo cero, con nieve cubriendo el suelo, son ideales. El jarabe producido a fin de temporada (sin heladas nocturnas) es oscuro y se dice que el sabor no es muy bueno, lo que disminuye su valor comercial.

El proceso debe ser realizado lo más rápido posible, almacenar el jarabe por mucho tiempo puede causar que la savia fermente, y demasiada cocción también puede reducir la calidad del producto. Usualmente el proceso completo finaliza en tan sólo algunas horas. Sin embargo, en ocasiones el jarabe de arce se cocina más de lo habitual para hacer azúcar de arce. Ésta se suele comercializar en forma de bloques y caramelos.

El acierto de mezclar  savia de arce y savia se palma  ha proporcionado la posibilidad de disfrutar de un endulzante natural y nutritivamente equilibrado. Normalmente, el sirope de palma solo se usa en el lugar de producción, en las zonas tropicales, y no se exporta porque es difícil almacenarlo sin que empiece a fermentar al igual que el sirope de arce.

No contiene azúcar artificial, y la presencia de azúcares proviene por completo de la propia savia, que posee además los oligoelementos naturales que se precisan para la asimilación orgánica.

El sirope de arce es rico en magnesio y zinc, y el de palma, en potasio y sodio. También es elevada la proporción de hidratos de carbono (62 g / 100 g de alimento) aunque su contenido energético  (250 Kcal. / 100 g)  es menor al azúcar refinado. El sirope de savia no solo se emplea por su valor depurativo  en la cura de zumo de limón, sino que es un alimento reforzante ideal para personas que padecen anemia y también en periodos de crecimiento infantil y senectud.

Precauciones

La mayoría de los jarabes con sabor a arce vendidos actualmente en el mercado estadounidense son jarabes de imitación, y usualmente tienen una pequeña porción de jarabe auténtico (con fines publicitarios) o son completamente artificiales que carecen del alto valor nutricional y depurativo del autentico sirope. Además, son más económicos (para conseguir un  litro concentrado se precisan de cuarenta a cincuenta litros de savia cosechada) y en la mayoría de los casos son mucho más espesos que el jarabe de arce real. El jarabe de arce auténtico es considerado superior por prácticamente todo el mundo, si bien algunas de las personas que están acostumbradas a consumir los jarabes con esencia de arce y no suelen consumir los genuinos prefieren las imitaciones. Los habitantes de Québec llaman a estas imitaciones baratas sirop de poteau («jarabe de poste», jarabe producido supuestamente succionando el jarabe de postes de teléfono).

Cura del sirope de arce y jugo de limón

Es el tratamiento ideal para desintoxicar el organismo. No se trata ni de un medicamento ni de una forma de alimentación, sino de una cura a base de jugo de limón y sirope de savia que proporciona al cuerpo la posibilidad de recuperarse, aumentar sus defensas, liberar depósitos grasos en exceso y producir anticuerpos, conservando el bienestar general y la plena capacidad de rendimiento.

No es un tratamiento para una enfermedad en concreto, pero puede ser una buena terapia para un gran número de patologías: alergias, asma, afecciones dermatológicas o ginecológicas, hipertensión, artritis, reumatismo o estreñimiento.

La realización de la cura no supone ningún riesgo para la salud, ya que el cuerpo se abastece de todos los nutrientes necesarios durante la misma y el metabolismo se ve reforzado.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *