Todo lo que necesitas saber sobre la soja

Planta de la familia de las leguminosas, la soja (Glycine max) constituye una planta de un considerable interés económico por su alto contenido en proteínas.

La soja verdadera es de color amarillo, la soja verde es, en realidad, judías mungo, las que son utilizadas en los germinados comerciales por su facilidad de manejo. La soja es una semilla poco apta para los germinados ya que fermenta con facilidad.

Las temperaturas óptimas para el desarrollo de la soja están comprendidas entre los 20 y 30º C, siendo las temperaturas próximas a 30º C las ideales para su desarrollo. Sin embargo, es capaz de resistir heladas de -2 a -4º C sin morir. Temperaturas superiores a los 40º C provocan daños en la floración y disminuyen la capacidad de retención de legumbres.

La soja no es muy exigente en suelos ricos, por lo que a menudo es un cultivo que se emplea como alternativa para aquellos terrenos poco fértiles que no son aptos para otros cultivos. Es bastante resistente a la sequía. Necesita humedad pero sin encharcamientos, ya que estos asfixian las raíces de la planta. Por esta razón los riegos no deben ser copiosos y se deberá mantener una ligera humedad en el terreno

Alcanza  80 centímetros de altura, produciendo vainas de 4 a 6 cm. de longitud en cada una de las cuales se encuentran 2 a 3 semillas de soja. La semilla tiene una forma desde esférica hasta ligeramente ovalada y entre los colores más comunes se visualizan el amarillo, el verde, negro y varias tonalidades del café.

La  soja, conocida en el Asia oriental como la “carne del campo” y en occidente como “carne vegetal” es una excelente fuente de proteínas: 100g de soja cocida contienen unos 11g de proteínas, y su porcentaje de aprovechamiento por el organismo (61%) es muy similar al de la carne (67%).

Al contrario que los alimentos proteicos animales, las semillas de soja contienen un alto contenido en fibra (4,5%), un bajo índice energético (130 Kcal. /100g), no contienen colesterol y prácticamente tampoco grasas saturadas. La grasa presente contiene gran cantidad de lecitina, una sustancia vital para las membranas celulares, el cerebro, y el sistema nervioso.

Contiene también gran cantidad de fósforo, nitrógeno, ácidos linoleicos, oleico y linolenico, estigmasterol y sitosterol.

La soja posee el doble de calcio que los huevos y diez veces mas que la carne. Contiene también gran cantidad de vitaminas del grupo B, sobretodo riboflavina , además de vitaminas E y K

Otros de sus beneficios son:

  • Regula el flujo de las hormonas femeninas, reduciendo los sofocos, la perdida de calcio en los huesos, la sequedad vaginal, sudores nocturnos, irritabilidad, insomnio y calambres producidos por la menopausia
  • Los fitoestrógenos  derivados de la soja son usados como alternativa segura ya que la sustitución no conlleva un mayor riesgo de cáncer como seria en el caso de los estrógenos derivados de animales o químicos farmacéuticos industriales.
  • Reduce el colesterol gracias a su aporte en lecitina e isoflavonas por lo tanto previene problemas del corazón y sistema circulatorio
  • Aporta proteínas de excelente calidad, lo que convierte a la soja en un complemento idóneo en dietas vegetarianas, de alta exigencia  como en el caso de los deportistas, ancianos y convalecientes.
  • Previene el cáncer de próstata.
  • En el caso de las dificultades premenstruales y menstruales también puede ofrecer algún alivio para el dolor, hinchazón, náuseas, sangrado excesivo.
  • La soja es ideal para dietas bajas en calorías, para personas que sufren de diabetes, para los celiacos y para los alérgicos al gluten.

La soja es una semilla muy polifacética, de ella se derivan productos como yogurt, aceite, salsas, lecitina, o tofu, los que  iremos dando a conocer en diferentes apartados. Estos derivados reemplazan con creces  a los productos animales.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *