Tumores del intestino delgado

Por desgracia, los procesos tumorales pueden aparecer en cualquier localización de la anatomía.

Los tumores de intestino delgado no son excesivamente frecuentes pero pueden aparecer. Suelen diagnosticarse tar-díamente, lo que empeora el pronóstico.
Dentro de los diferentes tumores del intestino delgado tenemos:

 Tumores benignos

Pueden dar síntomas de dolor, obstrucción intestinal o hemorragia. Los más frecuentes son:

  • Adenomas: de las glándulas que hay en la mucosa del intestino delgado.
  • Leiomiomas: son tumores de las zonas musculares del intestino.
  • Lipomas: son tumoraciones de tejido graso.
  • Angiomas: tumores benignos de los vasos que irrigan el intestino.

 Tumores malignos

Son muy poco frecuentes. Suelen dar síntomas de cansancio, pérdida de peso, falta de apetito, hemorragia, etc. En algunas ocasiones se puede palpar una masa abdominal.

Los más frecuentes son:

  • Adenocarcinomas: son los más frecuentes del intestino delgado. Aparecen en la zona más cercana del duodeno al yeyuno. Producen úlceras, hemorragias y obstrucción. El diagnóstico se realiza mediante endoscopia y toma de biopsia y el único tratamiento posible es la cirugía.
  • Linfomas: los ganglios linfáticos y las cadenas ganglionares pueden afectarse de un linfoma que puede surgir directamente aquí o ser extensión de un linfoma que sucede en otra localización anatómica.
  • Leiomisarcoma: es el tumor maligno que se desarrolla en las capas musculares de la pared del intestino.

En todos los casos se diagnostican mediante endoscopia y con la toma de biopsia y la cura se efectúa mediante la cirugía, con tratamientos coadyuvantes como la quimioterapia o la radioterapia.

 




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *